Vacuna contra la rubeola

Vacuna contra la rubeola
La vacuna contra la rubeola es una vacuna utilizada para prevenir la rubeola.

La eficacia comienza unas dos semanas después de una única dosis y alrededor del 95% de las personas quedan inmunizadas.

En los países con altas tasas de inmunización ya no se dan casos de rubéola ni de síndrome de rubéola congénita.

Cuando hay un bajo nivel de inmunización infantil en una población, es posible que las tasas de rubéola congénita aumenten a medida que más mujeres llegan a la edad fértil sin haber sido vacunadas o expuestas a la enfermedad.

Por lo tanto, es importante que más del 80% de las personas estén vacunadas.La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la vacuna contra la rubéola se incluya en las vacunaciones rutinarias.

Si no se inmuniza a todas las personas, se debe vacunar al menos a las mujeres en edad fértil.

No debe administrarse a las embarazadas ni a las personas con una función inmunitaria muy débil.

Aunque una dosis suele ser todo lo que se necesita para la protección de por vida, a menudo se administran dos dosis.Los efectos secundarios suelen ser leves. Los efectos secundarios suelen ser leves y pueden incluir fiebre, erupción cutánea, dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección.

En el caso de las mujeres, pueden aparecer dolores articulares entre una y tres semanas después de la vacunación.

Las alergias graves son poco frecuentes.

La vacuna contra la rubéola es una vacuna viva atenuada.

Está disponible sola o en combinación con otras vacunas.

Las combinaciones incluyen la vacuna contra el sarampión (vacuna MR), la vacuna contra el sarampión y las paperas (vacuna MMR) y la vacuna contra el sarampión, las paperas y la varicela (vacuna MMRV).La vacuna contra la rubéola se autorizó por primera vez en 1969. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. En 2009, más de 130 países la incluían en sus vacunaciones rutinarias.

Usos médicos

La vacuna contra la rubéola figura en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los más seguros y eficaces que se necesitan en un sistema sanitario.

Calendario

Hay dos formas principales de administrar la vacuna contra la rubéola.

La primera consiste en tratar de inmunizar inicialmente a todas las personas menores de cuarenta años y, a continuación, suministrar una primera dosis de la vacuna entre los 9 y los 12 meses de edad. De lo contrario, sólo se puede vacunar a las mujeres en edad fértil.Aunque sólo es necesaria una dosis, a menudo se administran dos, ya que suele venir mezclada con la vacuna contra el sarampión.

Embarazo

Se recomienda a las mujeres que estén planeando quedarse embarazadas que tengan inmunidad contra la rubéola de antemano, ya que el virus tiene el potencial de causar abortos o defectos de nacimiento graves.

La inmunidad puede verificarse mediante un análisis de sangre previo al embarazo, y se recomienda que las que tengan resultados negativos se abstengan de quedarse embarazadas durante al menos un mes después de recibir la vacuna.En teoría, la vacuna no debe administrarse durante el embarazo.

Sin embargo, se ha administrado la vacuna a más de un millar de mujeres que no se dieron cuenta de que estaban embarazadas y no se produjeron resultados negativos.

No es necesario realizar una prueba de embarazo antes de administrar la vacuna; si se detecta un título bajo durante el embarazo, la vacuna debe administrarse después del parto. También es aconsejable evitar quedarse embarazada durante las cuatro semanas siguientes a la administración de la vacuna.

Historia

Desde las epidemias de rubéola que asolaron Europa en 1962-1963 y EE.UU. en 1964-1965, se realizaron varios esfuerzos para desarrollar vacunas eficaces utilizando cepas virales atenuadas, tanto en EE.UU. como en el extranjero.

HPV-77

La primera cepa que se utilizó con éxito fue la HPV-77, preparada haciendo pasar el virus por las células de un riñón de mono verde africano 77 veces. Los esfuerzos para desarrollar la vacuna fueron realizados por un equipo de investigadores de la División de Normas Biológicas de los Institutos Nacionales de Salud. Dirigido por Harry M. Meyer y Paul J. Parkman, el equipo incluía a Hope E. Hopps, Ruth L. Kirschstein y Rudyard Wallace, entre otros, y comenzó a trabajar seriamente en la vacuna con la llegada de una importante epidemia de rubéola a Estados Unidos en 1964. Antes de llegar a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), Parkman había estado trabajando en el aislamiento del virus de la rubeola para el Ejército.

Se incorporó al laboratorio de Harry Meyer.Parkman, Meyer y el equipo de los NIH probaron la vacuna en la Children's Colony de Conway (Arkansas) en 1965, mientras la epidemia de rubeola seguía haciendo estragos en Estados Unidos.

Esta residencia atendía a niños con discapacidades cognitivas y a niños enfermos.

La posibilidad de aislar a los niños en sus cabañas y de controlar el acceso a los mismos lo convertía en un lugar ideal para probar una vacuna sin que se iniciara una epidemia de rubeola.

En junio de 1969, los NIH concedieron la primera licencia para la producción comercial de la vacuna contra la rubeola a la empresa farmacéutica Merck Sharp & Dohme. Esta vacuna utilizaba la cepa de rubéola HPV77 y se producía en células de embriones de pato. Esta versión de la vacuna contra la rubéola se utilizó sólo unos años antes de la introducción de la vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR) en 1971.

RA 27/3

La mayoría de las vacunas modernas contra la rubéola (incluida la vacuna combinada SPR) contienen la cepa RA 27/3, que fue desarrollada por Stanley Plotkin en el Instituto Wistar de Filadelfia.

La vacuna fue atenuada y preparada en células diploides humanas WI-38. Para aislar el virus, en lugar de tomar muestras de hisopos de la garganta de los pacientes infectados, que podrían haberse contaminado con otros virus residentes, Plotkin decidió utilizar fetos abortados proporcionados por el departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital de la Universidad de Pensilvania.

En aquella época, el aborto era ilegal en la mayor parte de Estados Unidos (incluida Pensilvania), pero los médicos estaban autorizados a realizar "abortos terapéuticos" cuando la vida de la mujer estaba en peligro.

Algunos empezaron a realizarlos también en mujeres infectadas de rubeola.

Varias decenas de fetos abortados fueron recogidos y estudiados por Plotkin.

El tejido renal del feto 27 produjo la cepa que se utilizó para desarrollar la vacuna atenuada contra la rubeola.

El nombre RA 27/3 hace referencia a "Rubella Abortus", feto 27, tercer órgano que se recogió (el riñón).La vacuna fue aprobada por primera vez por el Reino Unido en 1970. Esta cepa se convirtió en la vacuna preferida por las empresas farmacéuticas frente a la HPV-77, debido a varias consideraciones, entre ellas su mayor inmunogenicidad; Merck la convirtió en su vacuna principal contra la rubéola en 1979.

Tipos

La rubéola rara vez se administra como una vacuna individual y a menudo se da en combinación con vacunas contra el sarampión, las paperas o la varicela.

A continuación, la lista de vacunas que contienen sarampión:Vacuna contra la rubéola (vacuna independiente)Vacuna combinada contra el sarampión y la rubéola (vacuna MR)Vacuna combinada contra las paperas, el sarampión y la rubéola (vacuna MMR)Vacuna combinada contra las paperas, el sarampión, la rubéola y la varicela (vacuna MMRV) La vacuna contra el sarampión es igualmente eficaz para prevenir el sarampión en todas las formulaciones, pero los efectos secundarios varían según la combinación.