Vacuna contra la poliomielitis

Vacuna contra la poliomielitis
Las vacunas contra la polio son vacunas utilizadas para prevenir la poliomielitis.

Se utilizan dos tipos: un poliovirus inactivado que se administra por inyección (IPV) y un poliovirus debilitado que se administra por vía oral (OPV). La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todos los niños estén completamente vacunados contra la polio. Las dos vacunas han eliminado la poliomielitis de la mayor parte del mundo y han reducido el número de casos notificados cada año de unos 350.000 en 1988 a 33 en 2018.Las vacunas antipoliomielíticas inactivadas son muy seguras.

Puede producirse un leve enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección.

Las vacunas antipoliomielíticas orales causan unos tres casos de poliomielitis paralítica asociada a la vacuna por cada millón de dosis administradas.

Esto se compara con los 5.000 casos por millón que se paralizan tras una infección de poliomielitis.

Por lo general, ambos tipos de vacunas son seguras durante el embarazo y en las personas que tienen el VIH /SIDA pero que, por lo demás, se encuentran bien. Sin embargo, la aparición del poliovirus circulante derivado de la vacuna (cVDPV), una forma del virus de la vacuna que ha vuelto a causar poliomielitis, ha llevado al desarrollo de la nueva vacuna antipoliomielítica oral de tipo 2 (nOPV2), cuyo objetivo es hacer que la vacuna sea más segura y detener así nuevos brotes de cVDPV2.La primera demostración con éxito de una vacuna antipoliomielítica fue realizada por Hilary Koprowski en 1950, con un virus vivo atenuado que la gente bebió.

La vacuna no fue aprobada para su uso en Estados Unidos, pero se utilizó con éxito en otros países.

En 1955 se anunció el éxito de una vacuna antipoliomielítica inactivada (muerta), desarrollada por Jonas Salk. La vacuna antipoliomielítica está incluida en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud.

Usos médicos

La interrupción de la transmisión del virus de persona a persona mediante la vacunación es importante para la erradicación mundial de la poliomielitis, ya que no existe un estado de portador a largo plazo del virus de la poliomielitis en individuos con una función inmunitaria normal, los virus de la poliomielitis no tienen un reservorio no primario en la naturaleza, y la supervivencia del virus en el medio ambiente durante un periodo de tiempo prolongado parece ser remota.

Existen dos tipos de vacunas: la vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV) y la vacuna antipoliomielítica oral (OPV).

Inactivada

Cuando se utiliza la VPI (inyectable), el 90% o más de los individuos desarrollan anticuerpos protectores contra los tres serotipos de poliovirus después de dos dosis de la vacuna contra el poliovirus inactivado (VPI), y al menos el 99% son inmunes al poliovirus después de tres dosis. La duración de la inmunidad inducida por la VPI no se conoce con certeza, aunque se cree que una serie completa proporciona protección durante muchos años. La VPI sustituyó a la vacuna oral en muchos países desarrollados en la década de 1990, sobre todo por el (pequeño) riesgo de poliomielitis de la vacuna oral. Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Atenuada

Las vacunas antipoliomielíticas orales eran más fáciles de administrar que la VPI, ya que eliminaban la necesidad de jeringuillas estériles y, por tanto, eran más adecuadas para las campañas de vacunación masiva.

La OPV también proporcionaba una inmunidad más duradera que la vacuna Salk, proporcionando tanto inmunidad humoral como celular.Una dosis de OPV produce inmunidad a los tres serotipos de poliovirus en aproximadamente el 50% de los receptores.

Tres dosis de OPV atenuada producen anticuerpos protectores contra los tres tipos de poliovirus en más del 95% de los receptores.

La OPV produce una excelente inmunidad en el intestino, el principal lugar de entrada de los poliovirus salvajes, lo que ayuda a prevenir la infección por poliovirus salvajes en las zonas donde son endémicos.

El virus vivo utilizado en la vacuna rara vez se desprende en las heces y rara vez puede infectar a otras personas dentro de una comunidad.

El virus vivo también tiene requisitos estrictos para el transporte y el almacenamiento, que son un problema en algunas zonas cálidas o remotas.

Al igual que con otras vacunas de virus vivos, la inmunidad iniciada por la OPV es probablemente de por vida.La OPV trivalente (contra los tipos salvajes 1, 2 y 3) se ha utilizado para casi erradicar la infección de la polio en todo el mundo. Liderados por la Iniciativa Mundial de Erradicación de la Poliomielitis, 155 países cambiaron a la bivalente (contra los tipos salvajes 1 y 3) entre el 17 de abril y el 1 de mayo de 2016. La OPV bivalente es más eficaz contra los tipos 1 y 3, pero no cubre el tipo 2. Estados Unidos a partir de 2017 sigue recomendando el uso de la versión trivalente, pero totalmente inactivada.

El cambio a la vacuna bivalente y la falta de inmunidad asociada contra las cepas del tipo 2, entre otros factores, provocó brotes de poliovirus circulante derivado de la vacuna tipo 2(cVDPV2), que aumentaron de 2 casos en 2016 a 1037 casos en 2020. En respuesta, se desarrolló una nueva vacuna antipoliomielítica oral de tipo 2 (nOPV2) con el objetivo de proporcionar una forma más segura de vacunación contra las cepas de tipo 2 con menos riesgo de revertir a la poliomielitis infecciosa.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Calendario

En los países donde la poliomielitis es endémica o donde el riesgo de importación de casos es alto, la OMS recomienda la OPV al nacer, seguida de una serie primaria de tres dosis de OPV y al menos una dosis de IPV a partir de las 6 semanas de edad, con un intervalo mínimo de 4 semanas entre las dosis de OPV. En los países con una cobertura de inmunización superior al 90% y un bajo riesgo de importación, la OMS recomienda una o dos dosis de IPV a partir de los 2 meses de edad, seguidas de al menos dos dosis de OPV, con un intervalo de 4 a 8 semanas entre las dosis, dependiendo del riesgo de exposición.

En los países con los mayores niveles de cobertura y los menores riesgos de importación y transmisión, la OMS recomienda una serie primaria de tres inyecciones de VPI, con una dosis de refuerzo tras un intervalo de seis meses o más si la primera dosis se administró antes de los 2 meses de edad.

Efectos secundarios

Las vacunas antipoliomielíticas activadas son muy seguras.

Puede producirse un leve enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección.

La vacuna antipoliomielítica oral causa poliomielitis paralítica asociada a la vacuna en aproximadamente tres de cada millón de dosis. Por lo general, es segura para las mujeres embarazadas y las que tienen VIH/sida, pero que por lo demás están bien. Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Polio inducida por la vacuna

Un posible efecto adverso de la OPV es su conocida capacidad de recombinación a una forma que causa infección neurológica y parálisis.

Esta reversión genética del patógeno a una forma virulenta lleva un tiempo considerable (al menos 12 meses) y no afecta a la persona que fue vacunada originalmente.

El virus atenuado derivado de la vacuna se excreta normalmente de las personas vacunadas durante un periodo limitado.

Por lo tanto, en zonas con malas condiciones sanitarias y baja cobertura de vacunación, la reversión espontánea del virus derivado de la vacuna a una forma virulenta y su propagación en el medio ambiente puede llevar a que personas no vacunadas se infecten.

La enfermedad clínica, incluida la parálisis, causada por el poliovirus derivado de la vacuna (VDPV) es indistinguible de la causada por los poliovirus salvajes.

Se han notificado brotes de poliomielitis paralítica asociada a la vacunación (VAPP) causados por poliovirus circulantes derivados de la vacunación (cVDPV), que tienden a producirse en zonas de baja cobertura de la OPV, presumiblemente porque la OPV es en sí misma protectora contra la cepa relacionada con el brote. Con los casos de polio salvaje en mínimos históricos, 2017 fue el primer año en el que se notificaron más casos de cVDPV que de poliovirus salvaje, una tendencia que se espera que continúe.

Para combatirlo, la OMS decidió en 2016 cambiar la vacuna trivalente contra la polio por la bivalente.

Esta vacuna ya no contiene el poliovirus tipo 2 porque fue erradicado en 1999.

Preocupación por la contaminación

En 1960, se determinó que las células de riñón de mono rhesus utilizadas para preparar las vacunas contra el poliovirus estaban infectadas con el virus simio-40 (SV40), que también se descubrió en 1960 y es un virus natural que infecta a los monos. En 1961, se descubrió que el SV40 causaba tumores en roedores.

Más recientemente, el virus se encontró en ciertas formas de cáncer en humanos, por ejemplo, tumores cerebrales y óseos, mesotelioma pleural y peritoneal, y algunos tipos de linfoma no Hodgkin.

Sin embargo, no se ha determinado que el SV40 sea el causante de estos cánceres.El SV40 estaba presente en las existencias de la forma inyectada de la VPI que se utilizó entre 1955 y 1963. No se encuentra en la forma OPV. Más de 98 millones de estadounidenses recibieron una o más dosis de vacuna antipoliomielítica entre 1955 y 1963 cuando una parte de la vacuna estaba contaminada con SV40; se calcula que entre 10 y 30 millones de estadounidenses pueden haber recibido una dosis de vacuna contaminada con SV40. Análisis posteriores sugirieron que las vacunas producidas por los países del antiguo bloque soviético hasta 1980, y utilizadas en la URSS, China, Japón y varios países africanos, pueden haber estado contaminadas, lo que significa que cientos de millones más pueden haber estado expuestos al SV40.En 1998, el Instituto Nacional del Cáncer realizó un amplio estudio, utilizando información de casos de cáncer de la base de datos SEER del instituto.

Los resultados publicados del estudio no revelaron una mayor incidencia de cáncer en las personas que podrían haber recibido una vacuna que contenía SV40. Otro gran estudio realizado en Suecia examinó las tasas de cáncer de 700.000 personas que habían recibido la vacuna antipoliomielítica potencialmente contaminada a partir de 1957; el estudio tampoco reveló un aumento de la incidencia de cáncer entre las personas que recibieron vacunas antipoliomielíticas que contenían SV40 y las que no. Sin embargo, la cuestión de si el SV40 causa cáncer en los seres humanos sigue siendo controvertida, y será necesario el desarrollo de mejores ensayos para la detección del SV40 en los tejidos humanos para resolver la controversia.Durante la carrera por desarrollar una vacuna oral contra la polio, se realizaron varios ensayos a gran escala en seres humanos.

En 1958, los Institutos Nacionales de Salud habían determinado que la OPV producida con las cepas Sabin era la más segura.

Sin embargo, entre 1957 y 1960, Hilary Koprowski siguió administrando su vacuna por todo el mundo. En África, las vacunas se administraron a aproximadamente un millón de personas en los territorios belgas (actualmente la República Democrática del Congo, Ruanda y Burundi).

Los resultados de estos ensayos en humanos han sido controvertidos, y en los años 90 surgieron acusaciones infundadas de que la vacuna había creado las condiciones necesarias para la transmisión del virus de la inmunodeficiencia de los simios a los humanos, causando el VIH/SIDA.

Estas hipótesis, sin embargo, han sido refutadas de forma concluyente.

En 2004, los casos de poliomielitis en África se habían reducido a un pequeño número de regiones aisladas en la parte occidental del continente, con casos esporádicos en otros lugares.

La reciente oposición local a las campañas de vacunación ha evolucionado debido a la falta de información adecuada, a menudo relacionada con el temor de que la vacuna pueda inducir esterilidad.

Desde entonces, la enfermedad ha resurgido en Nigeria y en varias otras naciones africanas sin la información necesaria, lo que los epidemiólogos creen que se debe al rechazo de ciertas poblaciones locales a que sus hijos reciban la vacuna contra la polio.

Fabricación

Inactivada

La vacuna Salk, IPV, se basa en tres cepas salvajes y virulentas de referencia, Mahoney (poliovirus de tipo 1), MEF-1 (poliovirus de tipo 2) y Saukett (poliovirus de tipo 3), cultivadas en un tipo de cultivo de tejido de riñón de mono (línea celular Vero), que luego se inactivan con formalina.

La vacuna Salk inyectada confiere inmunidad mediada por IgG en el torrente sanguíneo, lo que impide que la infección de la poliomielitis progrese a viremia y protege las neuronas motoras, eliminando así el riesgo de poliomielitis bulbar y el síndrome postpolio.En Estados Unidos, la vacuna se administra junto con las vacunas contra el tétanos, la difteria y la tos ferina acelular (DTaP) y una dosis pediátrica de la vacuna contra la hepatitis B. En el Reino Unido, la VPI se combina con las vacunas contra el tétanos, la difteria, la tos ferina y el Haemophilus influenzae tipo b.

La vacuna atenuada

OPV es una vacuna atenuada, producida por el paso del virus a través de células no humanas a una temperatura subfisiológica, lo que produce mutaciones espontáneas en el genoma viral. Las vacunas orales contra la poliomielitis fueron desarrolladas por varios grupos, uno de ellos dirigido por Albert Sabin. Otros grupos, dirigidos por Hilary Koprowski y H.R. Cox, desarrollaron sus propias cepas de vacunas atenuadas.

En 1958, los Institutos Nacionales de Salud crearon un comité especial sobre vacunas vivas contra la poliomielitis.

Se evaluaron cuidadosamente las distintas vacunas para comprobar su capacidad de inducir la inmunidad a la poliomielitis, conservando al mismo tiempo una baja incidencia de neuropatogenicidad en los monos. Los ensayos clínicos a gran escala realizados en la Unión Soviética a finales de los años 50 y principios de los 60 por Mikhail Chumakov y sus colegas demostraron la seguridad y la alta eficacia de la vacuna.

Basándose en estos resultados, se eligieron las cepas Sabin para su distribución mundial.

Cincuenta y siete sustituciones de nucleótidos distinguen la cepa Sabin 1 atenuada de su progenitor virulento (el serotipo Mahoney), dos sustituciones de nucleótidos atenúan la cepa Sabin 2 y 10 sustituciones participan en la atenuación de la cepa Sabin 3. El principal factor de atenuación común a las tres vacunas Sabin es una mutación situada en el sitio de entrada del ribosoma interno del virus, que altera las estructuras del bucle del tallo y reduce la capacidad del poliovirus para traducir su plantilla de ARN dentro de la célula huésped.

El poliovirus atenuado de la vacuna Sabin se replica de forma muy eficiente en el intestino, el principal lugar de infección y replicación, pero no puede replicarse de forma eficiente en el tejido del sistema nervioso.

En 1961, se autorizó la vacuna oral contra el poliovirus de tipo 1 y 2 (MOPV), y en 1962, la MOPV de tipo 3. En 1963 se autorizó la OPV trivalente (TOPV), que se convirtió en la vacuna de elección en Estados Unidos y en la mayoría de los países del mundo, sustituyendo en gran medida a la vacuna antipoliomielítica inactivada.

Una segunda oleada de inmunizaciones masivas condujo a un nuevo y espectacular descenso del número de casos de polio. Entre 1962 y 1965, alrededor de 100 millones de estadounidenses (aproximadamente el 56% de la población de la época) recibieron la vacuna Sabin. El resultado fue una reducción sustancial del número de casos de poliomielitis, incluso con respecto a los niveles muy reducidos que se registraron tras la introducción de la vacuna Salk.La vacuna antipoliomielítica oral suele suministrarse en viales que contienen entre 10 y 20 dosis de vacuna.

Una sola dosis de vacuna antipoliomielítica oral (normalmente dos gotas) contiene 1.000.000 de unidades infecciosas de Sabin 1 (eficaz contra la PV1), 100.000 unidades infecciosas de la cepa Sabin 2 y 600.000 unidades infecciosas de Sabin 3. La vacuna contiene pequeñas trazas de antibióticos -neomicina y estreptomicina- pero no contiene conservantes.

Historia

En un sentido genérico, la vacunación funciona cebando el sistema inmunitario con un "inmunógeno".

La estimulación de la respuesta inmunitaria, mediante el uso de un agente infeccioso, se conoce como inmunización.

El desarrollo de la inmunidad contra la poliomielitis bloquea eficazmente la transmisión de persona a persona del poliovirus salvaje, protegiendo así tanto a los receptores individuales de la vacuna como a la comunidad en general.El desarrollo de dos vacunas contra la poliomielitis condujo a las primeras inoculaciones masivas modernas.

Los últimos casos de poliomielitis paralítica causados por la transmisión endémica del virus salvaje en Estados Unidos se produjeron en 1979, con un brote entre los amish en varios estados del Medio Oeste.

Década de 1930

En la década de 1930 el poliovirus se percibía como algo especialmente aterrador, ya que se sabía poco sobre cómo se transmitía la enfermedad o cómo se podía prevenir.

Este virus también se caracterizaba por afectar principalmente a los niños ricos, lo que lo convertía en un objetivo principal para el desarrollo de vacunas, a pesar de su mortalidad y morbilidad relativamente bajas. A pesar de ello, la comunidad de investigadores en este campo había observado hasta entonces una moratoria informal en el desarrollo de cualquier vacuna, ya que se consideraba que presentaba un riesgo demasiado alto para una probabilidad de éxito demasiado baja: Maurice Brodie dirigió un equipo del laboratorio de salud pública de la ciudad de Nueva York y el Dr. John A. Kolmer colaboró con el Instituto de Investigación de Medicina Cutánea de Filadelfia.

La rivalidad entre estos dos investigadores se prestó a una mentalidad de carrera que, combinada con la falta de supervisión de los estudios médicos, se reflejó en la metodología y los resultados de cada una de estas primeras empresas de desarrollo de vacunas.

La vacuna viva de Kolmer

Kolmer comenzó su proyecto de desarrollo de vacunas en 1932 y, en última instancia, se centró en la producción de una vacuna de virus atenuado o vivo. Inspirado por el éxito de las vacunas contra la rabia y la fiebre amarilla, esperaba utilizar un proceso similar para desnaturalizar el virus de la polio. Para proceder a la atenuación de su vacuna contra la poliomielitis, (lenguaje que Kolmer fue el primero en utilizar en el contexto del desarrollo de vacunas) hizo pasar repetidamente el virus por monos. Utilizando métodos de producción que más tarde se describieron como "espeluznantemente amateur, el equivalente terapéutico de la ginebra de bañera", Kolmer trituró las médulas espinales de sus monos infectados y las empapó en una solución salina.

A continuación, filtró la solución a través de una malla, la trató con ricinolato y refrigeró el producto durante 14 días para crear lo que más tarde sería criticado como un "verdadero brebaje de brujas".

Probó su vacuna en él mismo, en sus dos hijos y en su asistente.

Administró su vacuna a sólo 23 niños más antes de declararla segura y enviarla a los médicos y departamentos de salud para una prueba de eficacia más amplia.

En abril de 1935 pudo informar de que había probado la vacuna en 100 niños sin ningún efecto negativo.

La primera presentación formal de resultados por parte de Kolmer no llegaría hasta noviembre de 1935, cuando presentó los resultados de 446 niños y adultos que había vacunado con su vacuna atenuada.

También informó de que, conjuntamente, el Instituto de Investigación de Medicina Cutánea y la empresa Merrell de Cincinnati (el fabricante que tenía la patente de su proceso de ricinoleado) habían distribuido 12.000 dosis de vacuna a unos 700 médicos de todo Estados Unidos y Canadá.

Kolmer no describió ningún seguimiento de este programa de vacunación experimental ni proporcionó a estos médicos instrucciones sobre cómo administrar la vacuna o cómo informar de los efectos secundarios.

Kolmer dedicó la mayor parte de sus publicaciones posteriores a explicar lo que creía que era la causa de los más de 10 casos notificados de poliomielitis paralítica después de la vacunación, en muchos casos en ciudades donde no se había producido ningún brote de poliomielitis.

Seis de estos casos fueron mortales.

Kolmer no contaba con un grupo de control, pero afirmaba que muchos más niños habrían enfermado.

La vacuna inactivada de Brodie

Casi al mismo tiempo que el proyecto de Kolmer, Maurice Brodie se había unido al inmunólogo Dr. William H. Park en el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, donde trabajaban juntos en el campo del poliovirus.

Con la ayuda de una subvención de la President's Birthday Ball Commission (predecesora de lo que se convertiría en March of Dimes), Brodie pudo continuar con el desarrollo de una vacuna inactivada o de "virus muertos".

El proceso de Brodie también comenzó por triturar las médulas espinales de monos infecciosos y luego tratarlas con varios germicidas, encontrando finalmente que una solución de formaldehído era la más eficaz.

El 1 de junio de 1934, Brodie pudo publicar su primer artículo académico en el que describía su exitosa inducción de la inmunidad en tres monos con el virus de la polio inactivado.

Mediante el estudio continuado de otros 26 monos, Brodie llegó a la conclusión de que la administración de vacunas con virus vivos tendía a producir inmunidad humoral, mientras que la administración de vacunas con virus muertos tendía a producir inmunidad tisular.Poco después, siguiendo un protocolo similar al de Kolmer, Brodie procedió a la autoexperimentación en él mismo y en sus compañeros de trabajo en el laboratorio del Departamento de Salud de Nueva York. La prensa popular se hizo eco de los progresos de Brodie, ya que el público esperaba que la vacuna tuviera éxito.

Brodie fue despedido de su puesto a los tres meses de la publicación del simposio.

Aunque pudo encontrar otro puesto en el laboratorio, murió de un ataque al corazón sólo tres años después, a la edad de 36 años. Por el contrario, Park, que en la comunidad se creía que estaba llegando a la senilidad en este momento de su edad avanzada, pudo retirarse de su puesto con honores antes de su muerte en 1939. Kolmer, que ya era un investigador establecido y muy respetado, regresó a la Universidad de Temple como profesor de medicina.

Kolmer tuvo una carrera muy productiva, recibiendo múltiples premios y publicando innumerables trabajos, artículos y libros de texto hasta su jubilación en 1957.

1948

Un gran avance se produjo en 1948 cuando un grupo de investigación dirigido por John Enders en el Hospital Infantil de Boston cultivó con éxito el poliovirus en tejido humano en el laboratorio.

Este grupo había cultivado recientemente con éxito las paperas en cultivos celulares.

En marzo de 1948, Thomas H. Weller intentaba cultivar el virus de la varicela en tejido pulmonar embrionario.

Había inoculado el número previsto de tubos cuando se dio cuenta de que había algunos tubos sin utilizar.

Recuperó una muestra de cerebro de ratón infectado con poliovirus y la añadió a los tubos de ensayo restantes, por si el virus pudiera crecer.

Los cultivos de varicela no crecieron, pero los cultivos de polio tuvieron éxito.

Este avance facilitó enormemente la investigación sobre vacunas y, en última instancia, permitió el desarrollo de vacunas contra la poliomielitis.

Enders y sus colegas, Thomas H. Weller y Frederick C. Robbins, fueron reconocidos en 1954 por su labor con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Otros avances importantes que condujeron al desarrollo de vacunas contra la poliomielitis fueron: la identificación de tres serotipos de poliovirus (Poliovirus tipo 1 - PV1, o Mahoney; PV2, Lansing; y PV3, Leon); el descubrimiento de que antes de la parálisis, el virus debe estar presente en la sangre; y la demostración de que la administración de anticuerpos en forma de gammaglobulina protege contra la poliomielitis paralítica.

1950-1955

Durante los primeros años de la década de 1950, las tasas de poliomielitis en EE.UU. superaban los 25.000 casos anuales; en 1952 y 1953, EE.UU. experimentó un brote de 58.000 y 35.000 casos de poliomielitis, respectivamente, frente a un número típico de unos 20.000 al año, con un número de muertes en esos años de 3.200 y 1.400. En medio de esta epidemia de poliomielitis en Estados Unidos, los intereses comerciales invirtieron millones de dólares en la búsqueda y comercialización de una vacuna contra la poliomielitis, incluidos los Laboratorios Lederle de Nueva York bajo la dirección de H. R. Cox. También trabajaba en Lederle el virólogo e inmunólogo de origen polaco Hilary Koprowski, del Instituto Wistar de Filadelfia, que probó la primera vacuna antipoliomielítica con éxito, en 1950. Sin embargo, su vacuna, al ser un virus vivo atenuado que se administraba por vía oral, estaba todavía en fase de investigación y no estaría lista para su uso hasta cinco años después de que la vacuna contra la poliomielitis de Jonas Salk (una vacuna inyectable de virus muertos) llegara al mercado.

La vacuna atenuada de Koprowski se preparó mediante pases sucesivos por el cerebro de ratones albinos suizos.

Al séptimo pasaje, las cepas de la vacuna ya no podían infectar el tejido nervioso ni causar parálisis.

Tras uno o tres pases más en ratas, la vacuna se consideró segura para el uso humano.

El 27 de febrero de 1950, la vacuna viva atenuada de Koprowski se probó por primera vez en un niño de 8 años que vivía en Letchworth Village, una institución para discapacitados físicos y mentales situada en Nueva York. Después de que el niño no sufriera efectos secundarios, Koprowski amplió su experimento para incluir a otros 19 niños.

Jonas Salk

La primera vacuna eficaz contra la polio fue desarrollada en 1952 por Jonas Salk y un equipo de la Universidad de Pittsburgh que incluía a Julius Youngner, Byron Bennett, L. James Lewis y Lorraine Friedman, lo que requirió años de pruebas posteriores.

El 26 de marzo de 1953, Salk informó en la radio CBS del éxito de una prueba realizada en un pequeño grupo de adultos y niños; dos días después, los resultados se publicaron en JAMA. Leone N. Farrell inventó una técnica de laboratorio clave que permitió la producción en masa de la vacuna por parte de un equipo que ella dirigía en Toronto.

A partir del 23 de febrero de 1954, la vacuna se probó en la Escuela Elemental Arsenal y en el Hogar Watson para Niños de Pittsburgh (Pensilvania).La vacuna de Salk se utilizó entonces en una prueba llamada Francis Field Trial, dirigida por Thomas Francis, el mayor experimento médico de la historia en ese momento.

La prueba comenzó con unos 4.000 niños en la escuela primaria Franklin Sherman de McLean, Virginia, y acabó involucrando a 1,8 millones de niños, en 44 estados desde Maine hasta California.

Al final del estudio, unos 440.000 recibieron una o más inyecciones de la vacuna, unos 210.000 niños recibieron un placebo, consistente en un medio de cultivo inofensivo, y 1,2 millones de niños no recibieron ninguna vacuna y sirvieron como grupo de control, que luego sería observado para ver si alguno contraía la poliomielitis.Los resultados del ensayo de campo se anunciaron el 12 de abril de 1955 (el décimo aniversario de la muerte del presidente Franklin D. Roosevelt, cuya enfermedad paralítica se creía generalmente que había sido causada por la poliomielitis).

La vacuna de Salk había tenido una eficacia del 60-70% contra el PV1 (poliovirus tipo 1), más del 90% contra el PV2 y el PV3, y un 94% contra el desarrollo de la polio bulbar.

Poco después de que se autorizara la vacuna de Salk en 1955, se lanzaron campañas de vacunación infantil.

En Estados Unidos, tras una campaña de inmunización masiva promovida por March of Dimes, el número anual de casos de poliomielitis descendió de 35.000 en 1953 a 5.600 en 1957. En 1961 sólo se registraron 161 casos en Estados Unidos.Una semana antes del anuncio de los resultados del ensayo de campo de Francis, en abril de 1955, Pierre Lépine, del Instituto Pasteur de París, también había anunciado una vacuna eficaz contra la polio.

Incidentes de seguridad

En abril de 1955, poco después de que comenzara la vacunación masiva contra la poliomielitis en Estados Unidos, el Cirujano General comenzó a recibir informes de pacientes que contrajeron poliomielitis paralítica aproximadamente una semana después de haber sido vacunados con la vacuna antipoliomielítica Salk de la compañía farmacéutica Cutter, con la parálisis limitada al miembro en el que se inyectó la vacuna.

La vacuna Cutter se había utilizado para vacunar a 200.000 niños en el oeste y el medio oeste de Estados Unidos.

Las investigaciones posteriores demostraron que la vacuna Cutter había causado 40.000 casos de polio, con 10 muertos.

En respuesta, el Cirujano General retiró del mercado todas las vacunas antipoliomielíticas fabricadas por los Laboratorios Cutter, pero no antes de que se produjeran 250 casos de enfermedad paralítica.

Pronto se descubrió que algunos lotes de la vacuna antipoliomielítica Salk, fabricada por Cutter y Wyeth, no habían sido inactivados correctamente, lo que permitió la presencia del poliovirus vivo en más de 100.000 dosis de la vacuna.

1961

Al mismo tiempo que Salk probaba su vacuna, tanto Albert Sabin como Hilary Koprowski seguían trabajando en el desarrollo de una vacuna con virus vivos. Durante una reunión celebrada en Estocolmo para debatir sobre las vacunas contra la polio en noviembre de 1955, Sabin presentó los resultados obtenidos en un grupo de 80 voluntarios, mientras que Koprowski leyó un documento en el que se detallaban los resultados de un ensayo en el que participaron 150 personas.

Sabin y Koprowski lograron finalmente desarrollar vacunas.

Debido al compromiso de la vacuna Salk en Estados Unidos, tanto Sabin como Koprowski hicieron sus pruebas fuera de Estados Unidos, Sabin en México y la Unión Soviética, Koprowski en el Congo y Polonia.

En 1957, Sabin desarrolló una vacuna trivalente que contenía cepas atenuadas de los tres tipos de poliovirus.

En 1959, diez millones de niños de la Unión Soviética recibieron la vacuna oral de Sabin. Por este trabajo, Sabin recibió la medalla de la Orden de la Amistad de los Pueblos, descrita como el más alto honor civil de la Unión Soviética.La vacuna oral de Sabin, que utiliza virus vivos, comenzó a utilizarse comercialmente en 1961.Una vez que la vacuna oral de Sabin se hizo ampliamente disponible, sustituyó a la vacuna inyectada de Salk, que se había visto empañada en la opinión pública por el incidente Cutter de 1955, en el que las vacunas de Salk preparadas incorrectamente por una empresa provocaron la muerte o la parálisis de varios niños.

1987

En noviembre de 1987 se autorizó en Estados Unidos una VPI de mayor potencia, que actualmente es la vacuna de elección en ese país. La primera dosis de la vacuna antipoliomielítica se administra poco después del nacimiento, normalmente entre el primer y el segundo mes de edad, y la segunda dosis se administra a los 4 meses de edad. El momento de la tercera dosis depende de la formulación de la vacuna, pero debe administrarse entre los 6 y los 18 meses de edad. La vacuna de refuerzo se administra entre los 4 y los 6 años de edad, lo que supone un total de cuatro dosis en el momento de entrar en la escuela o antes. En algunos países, se administra una quinta vacuna durante la adolescencia.

La vacunación sistemática de los adultos (mayores de 18 años) en los países desarrollados no es necesaria ni se recomienda porque la mayoría de los adultos ya son inmunes y tienen un riesgo muy pequeño de exposición al poliovirus salvaje en sus países de origen.

En 2002, se aprobó el uso de una vacuna combinada pentavalente (de cinco componentes) (llamada Pediarix) que contiene IPV en los Estados Unidos.

1988

En 1988 se inició un esfuerzo mundial para erradicar la poliomielitis, liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el UNICEF y la Fundación Rotaria, que se ha basado en gran medida en la vacuna oral contra la poliomielitis desarrollada por Albert Sabin y Mikhail Chumakov (vacuna Sabin-Chumakov).

Después de 1990

La poliomielitis fue eliminada en América en 1994. La enfermedad se eliminó oficialmente en 36 países del Pacífico Occidental, incluidos China y Australia, en 2000. Europa fue declarada libre de polio en 2002. Desde enero de 2011, no se ha registrado ningún caso de la enfermedad en la India, por lo que en febrero de 2012, el país fue retirado de la lista de países polioendémicos de la OMS. En marzo de 2014, la India fue declarada país libre de poliomielitis.Aunque la transmisión del poliovirus se ha interrumpido en gran parte del mundo, la transmisión del poliovirus salvaje continúa y crea un riesgo continuo de importación de poliovirus salvaje en regiones previamente libres de poliomielitis.

Si se producen importaciones de poliovirus, pueden producirse brotes de poliomielitis, especialmente en zonas con una baja cobertura de vacunación y un saneamiento deficiente.

Por ello, es necesario mantener altos niveles de cobertura de vacunación.

En noviembre de 2013, la OMS anunció un brote de poliomielitis en Siria. En respuesta, el gobierno armenio publicó un aviso pidiendo a los armenios sirios menores de 15 años que se vacunaran contra la polio. En 2014, el virus de la poliomielitis se había extendido a 10 países, principalmente en África, Asia y Oriente Medio, y en Pakistán, Siria y Camerún se aconseja la vacunación a los viajeros que salen del país.Los programas de vacunación contra la poliomielitis han recibido la resistencia de algunas personas en Pakistán, Afganistán y Nigeria (los tres países a partir de 2017 con casos de poliomielitis restantes).

Algunos líderes religiosos musulmanes creen que las vacunas se utilizan en secreto para esterilizar a los musulmanes.

El hecho de que la CIA organizara un falso programa de vacunación en 2011 para ayudar a encontrar a Osama Bin Laden es una causa adicional de desconfianza.

En 2015, la OMS anunció un acuerdo con los talibanes para animarles a distribuir la vacuna en las zonas que controlan.

Sin embargo, los talibanes paquistaníes no lo apoyaron.

El 11 de septiembre de 2016, dos pistoleros no identificados asociados a los talibanes paquistaníes, Jamaat-ul-Ahrar, dispararon a Zakaullah Khan, un médico que estaba administrando vacunas contra la polio en Pakistán.

El líder de Jamaat-ul-Ahrar reivindicó la autoría del tiroteo y declaró que el grupo continuaría con este tipo de ataques.

Esta resistencia y escepticismo ante las vacunas ha ralentizado el proceso de erradicación de la polio en los tres países endémicos restantes.

Requisitos de viaje

Los viajeros que deseen entrar o salir de determinados países deben estar vacunados contra la polio, normalmente como máximo 12 meses y al menos 4 semanas antes de cruzar la frontera, y poder presentar un certificado de vacunación en los controles fronterizos.

La mayoría de los requisitos sólo se aplican a los viajes hacia o desde los llamados países "endémicos de polio", "afectados por la polio", "exportadores de polio", "transmisores de polio" o "de alto riesgo".

A partir de agosto de 2020, Afganistán y Pakistán son los únicos países del mundo donde la poliomielitis es endémica (donde la poliomielitis salvaje aún no ha sido erradicada).

Varios países tienen requisitos adicionales de vacunación antipoliomielítica de precaución, por ejemplo hacia y desde "países clave de riesgo", que a partir de diciembre de 2020 incluyen a China, Indonesia, Mozambique, Myanmar y Papúa Nueva Guinea.

Sociedad y cultura

Coste

La Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización suministra la vacuna inactivada a los países en desarrollo por tan solo 0,75 euros (unos 0,86 dólares) por dosis en viales de 10 dosis, en 2015.

Conceptos erróneos

En Pakistán ha existido la idea errónea de que la vacuna contra la polio contenía ingredientes haram y podía causar impotencia e infertilidad en los niños varones, lo que ha llevado a algunos padres a no vacunar a sus hijos. Esta creencia es más común en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa y en la región de FATA. También se han producido ataques a los equipos de vacunación contra la polio, lo que ha obstaculizado los esfuerzos internacionales para erradicar la polio en Pakistán y en el mundo.