Vacuna contra la encefalitis transmitida por garrapatas

Vacuna contra la encefalitis transmitida por garrapatas
La vacuna contra la encefalitis transmitida por garrapatas es una vacuna utilizada para prevenir la encefalitis transmitida por garrapatas (TBE). La enfermedad es más común en Europa Central y del Este, y en el norte de Asia. Más del 87% de las personas que reciben la vacuna desarrollan inmunidad.

No es útil tras la picadura de una garrapata infectada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunar a todas las personas en las zonas donde la enfermedad es común.

De lo contrario, la vacuna sólo se recomienda para quienes tienen un alto riesgo.

Se recomiendan tres dosis, seguidas de otras cada tres o cinco años. Las vacunas pueden utilizarse en personas de más de uno o tres años de edad, dependiendo de la formulación.

La vacuna parece ser segura durante el embarazo.

Los efectos secundarios graves son muy poco frecuentes.

Los efectos secundarios menores pueden ser fiebre, enrojecimiento y dolor en el lugar de la inyección.

La primera vacuna contra la TBE se desarrolló en 1937. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. Cada dosis cuesta entre 50 y 70 libras en el Reino Unido. La vacuna está disponible en Estados Unidos.

Usos médicos

La eficacia de estas vacunas está bien documentada.

También se ha demostrado que protegen a los ratones de una provocación letal con varios aislados del virus de la TBE obtenidos durante más de 30 años en toda Europa y en la parte asiática de la antigua Unión Soviética.

Además, se ha demostrado que los anticuerpos inducidos por la vacunación de voluntarios humanos neutralizaron todos los aislados probados.

Embarazo y lactancia

La vacuna parece ser segura durante el embarazo, pero debido a la insuficiencia de datos la vacuna sólo se recomienda durante el embarazo y la lactancia cuando se considere urgente lograr la protección frente a la infección por TBE y tras una cuidadosa consideración de los riesgos frente a los beneficios.

Calendario

Se recomiendan de dos a tres dosis dependiendo de la formulación.

Normalmente deben transcurrir de uno a tres meses entre las primeras dosis, seguidos de cinco a doce meses antes de la última dosis. A continuación, se recomiendan dosis adicionales cada tres o cinco años.

Historia

La primera vacuna contra la TBE se preparó en 1937 en el cerebro de ratones.

Unos 20 años más tarde se desarrollaron vacunas contra la TBE derivadas de cultivos celulares (células de fibroblastos de embrión de pollo) y se utilizaron para la inmunización activa en humanos en la antigua Unión Soviética.

Más tarde, se desarrolló una vacuna de virus inactivado y purificado que demostró ser más inmunógena que las anteriores vacunas contra la TBE.