Vacuna contra el sarampión

Vacuna contra el sarampión
La vacuna contra el sarampión protege contra el contagio de esta enfermedad.

Casi todos los que no desarrollan la inmunidad después de una sola dosis la desarrollan después de una segunda dosis. Cuando las tasas de vacunación dentro de una población son superiores al 92%, suelen dejar de producirse brotes de sarampión; sin embargo, pueden volver a producirse si las tasas de vacunación disminuyen.

La eficacia de la vacuna dura muchos años. No está claro si pierde eficacia con el tiempo.

La vacuna también puede proteger contra el sarampión si se administra un par de días después de la exposición al sarampión.

La mayoría de los niños no experimentan ningún efecto secundario; los que se producen suelen ser leves, como fiebre, sarpullido, dolor en el lugar de la inyección y rigidez en las articulaciones; y son de corta duración.

Se ha documentado anafilaxia en unos 3,5-10 casos por millón de dosis. Las tasas de síndrome de Guillain-Barré, autismo y enfermedad inflamatoria intestinal no parecen aumentar con la vacunación contra el sarampión.La vacuna está disponible tanto sola como en combinaciones como la vacuna triple vírica (una combinación con la vacuna contra la rubéola y la vacuna contra las paperas) o la vacuna triple vírica (una combinación de la triple vírica con la vacuna contra la varicela).

La vacuna contra el sarampión es igualmente eficaz para prevenir el sarampión en todas las formulaciones, pero los efectos secundarios varían según las distintas combinaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la vacuna contra el sarampión se administre a los nueve meses de edad en las zonas del mundo donde la enfermedad es común, o a los doce meses donde la enfermedad no es común.

La vacuna contra el sarampión se basa en una cepa viva pero debilitada del sarampión.

Se presenta como un polvo seco que se mezcla con un líquido específico antes de ser inyectado justo debajo de la piel o en un músculo.

La vacuna contra el sarampión se introdujo por primera vez en 1963. En ese año, la cepa Edmonston-B del virus del sarampión fue convertida en una vacuna por John Enders y sus colegas y autorizada en Estados Unidos.

En 1968, Maurice Hilleman y sus colegas desarrollaron una vacuna contra el sarampión mejorada y aún más débil, que comenzó a distribuirse y se convirtió en la única vacuna contra el sarampión utilizada en Estados Unidos desde 1968. Alrededor del 85% de los niños de todo el mundo habían recibido esta vacuna en 2013. En 2015, al menos 160 países proporcionaron dos dosis en su inmunización rutinaria.

Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. Dado que es fácil que se produzcan brotes en poblaciones poco vacunadas, la no prevalencia de la enfermedad se considera una prueba de que la población está suficientemente vacunada.

Medical uses

One dose is about 93% effective, while two doses of the vaccine are about 97% effective in preventing measles.

Before widespread use of the vaccine, measles was so common that infection was considered "as inevitable as death and taxes".

In the United States, reported cases of measles dropped from 3 to 4 million, with 400 to 500 deaths, to tens of thousands per year after the introduction of two measles vaccines in 1963 (one inactivated and one live attenuated vaccine (Edmonston B strain) were licensed, see chart at right).

Increased use of the vaccine following outbreaks in 1971 and 1977 brought this number down to thousands of cases per year in the 1980s. An outbreak of nearly 30,000 cases in 1990 led to a renewed push for vaccination and the addition of a second vaccine to the recommended schedule.

Between 1997 and 2013, no more than 220 cases were reported in any year, and the disease was considered no longer endemic in the United States.

In 2014, 667 cases were reported.The benefit of measles vaccination in preventing illness, disability and death has been well documented.

In the first 20 years of being licensed in the United States, measles vaccination prevented an estimated 52 million cases of measles, 17,400 cases of intellectual disability and 5,200 deaths.

Between 1999 and 2004, a strategy led by WHO and UNICEF improved measles vaccination coverage and prevented an estimated 1.4 million measles deaths worldwide.

The measles vaccine led to the near complete elimination of measles in the United States and other developed countries.

Although the vaccine is made with a live virus that can cause side effects, these are far fewer and less severe than the illness and death caused by measles itself; side effects, ranging from rashes to, rarely, seizures, occur in a small percentage of recipients.measles is common throughout the world. Although it was declared eliminated from the US in 2000, high vaccination rates and excellent communication with those who refuse vaccination are needed to prevent outbreaks and maintain measles elimination.

Of the 66 measles cases reported in the US in 2005, just over half were attributable to an unvaccinated adolescent who became infected during a visit to Romania.

This individual returned to a community with many unvaccinated children.

The resulting outbreak infected 34 people, most of them children and virtually all of them unvaccinated; three of them were hospitalised.

The public health response required making nearly 5,000 phone calls as part of contact tracing, organising and conducting the necessary tests, and arranging emergency vaccination for at-risk people who had been in contact with this person.

Taxpayers and local health organisations probably paid more than $167,000 in direct costs to contain this outbreak.

The vaccine has non-specific effects, such as prevention of respiratory infections, which may be greater than those of measles prevention alone. These benefits are greatest when the vaccine is administered before the age of one year. A high-titer vaccine resulted in worse outcomes in girls and is therefore not recommended by the World Health Organization.

Schedule

The World Health Organization (WHO) recommends two doses of the vaccine for all children.

In countries at high risk of disease, the first dose should be given at around nine months of age. Otherwise, it can be given at twelve months of age. The second dose should be given at least one month after the first dose. It is usually given between 15 and 18 months of age. In the United States, the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recommends that children aged six to eleven months travelling outside the United States receive the first dose of MMR vaccine before departure and then receive two additional doses; one at 12-15 months (12 months for children in high-risk areas) and the second dose no later than four weeks later. Otherwise, the first dose is usually given at 12-15 months and the second at 4-6 years of age.In the UK, the National Health Service (NHS) recommendation is for a first dose at around 13 months of age and a second dose at three years and four months.

In Canada, Health Canada recommends that children travelling outside North America receive the MMR vaccine if they are between six and 12 months old. However, after 12 months the child should receive two additional doses to ensure lasting protection.

Efectos adversos

Los efectos adversos asociados a la vacuna triple vírica incluyen fiebre, sarpullido, dolor en el lugar de la inyección y, en casos raros, decoloraciones rojas o moradas en la piel conocidas como púrpura trombocitopénica, o convulsiones relacionadas con la fiebre (convulsión febril).

Numerosos estudios no han encontrado ninguna relación entre la vacuna triple vírica y el autismo.

Contraindicaciones

No es aconsejable que algunas personas reciban la vacuna contra el sarampión o la triple vírica, incluidos los casos de:Embarazo: La vacuna triple vírica y sus componentes no deben administrarse a mujeres embarazadas.

Las mujeres en edad fértil deben consultar a su médico sobre la posibilidad de vacunarse antes de quedarse embarazadas.Niños infectados por el VIH, que pueden recibir la vacuna del sarampión si su recuento de linfocitos CD4+ es superior al 15%. Sistema inmunitario debilitado por el VIH/Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o determinados tratamientos médicosTener un progenitor o un hermano con antecedentes de problemas inmunitariosCondición que hace que el paciente tenga hematomas o sangre con facilidadTransfusión reciente de sangre o productos sanguíneosTuberculosisRecibir otras vacunas en las últimas 4 semanasNo sentirse bien, incluso con una enfermedad leve como un resfriado

Historia

John Franklin Enders, que había compartido el Premio Nobel de Medicina de 1954 por sus trabajos sobre el virus de la polio, envió a Thomas C. Peebles a la Escuela Fay de Massachusetts, donde se estaba produciendo un brote de sarampión; Peebles pudo aislar el virus a partir de muestras de sangre y frotis de garganta, y más tarde pudo cultivar el virus y demostrar que la enfermedad podía transmitirse a monos inoculados con el material que había recogido.

Enders pudo utilizar el virus cultivado para desarrollar una vacuna contra el sarampión en 1963 basada en el material aislado por Peebles.A finales de los años 50 y principios de los 60, morían casi el doble de niños por sarampión que por polio. La vacuna que Enders desarrolló se basaba en la cepa Edmonston del virus vivo atenuado del sarampión, que recibió su nombre por David Edmonston, de 11 años, el estudiante de Fay del que Peebles había tomado el cultivo que permitió cultivar el virus.A mediados del siglo XX, el sarampión era especialmente devastador en África Occidental, donde las tasas de mortalidad infantil eran del 50% antes de los 5 años, y los niños presentaban el tipo de sarpullido y otros síntomas habituales antes de 1900 en Inglaterra y otros países.

El primer ensayo de una vacuna viva atenuada contra el sarampión fue realizado en 1960 por el pediatra británico David Morley en una aldea cercana a Ilesha (Nigeria); por si se le podía acusar de explotar a la población nigeriana, Morley incluyó a sus propios cuatro hijos en el estudio.

Los alentadores resultados condujeron a un segundo estudio de unos 450 niños en la aldea y en el Hospital Wesley Guild de Ilesha.Tras otra epidemia, se realizó un ensayo más amplio en septiembre y octubre de 1962, en la ciudad de Nueva York, con la ayuda de la OMS: 131 niños recibieron la cepa viva Edmonston B atenuada por Enders más gammaglobulina, 130 niños recibieron una vacuna "más atenuada" sin gammaglobulina, y 173 niños actuaron como sujetos de control para ambos grupos.

Como también se demostró en el ensayo nigeriano, el ensayo confirmó que la vacuna "más atenuada" era superior a la vacuna Edmonston B, y causaba un número significativamente menor de casos de fiebre y diarrea.

2.000 niños de la zona fueron vacunados con la vacuna "más atenuada".Maurice Hilleman, de Merck & Co., pionero en el desarrollo de vacunas, desarrolló una versión mejorada de la vacuna contra el sarampión en 1968 y, posteriormente, la vacuna triple vírica en 1971, que vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola en una única inyección seguida de un refuerzo.

Una forma se llama "Attenuvax".

El componente del sarampión de la vacuna triple vírica utiliza Attenuvax, que se cultiva en una célula de embrión de pollo utilizando la cepa Edmonston atenuada de Enders.

Siguiendo las recomendaciones del ACIP, Merck decidió no reanudar la producción de Attenuvax como vacuna independiente el 21 de octubre de 2009.

Tipos

El sarampión rara vez se administra como una vacuna individual y a menudo se administra en combinación con vacunas contra la rubéola, las paperas o la varicela.

A continuación se presenta la lista de vacunas que contienen sarampión:Vacuna contra el sarampión (vacuna independiente)Vacuna combinada contra el sarampión y la rubéola (vacuna MR)Vacuna combinada contra las paperas, el sarampión y la rubéola (vacuna MMR)Vacuna combinada contra las paperas, el sarampión, la rubéola y la varicela (vacuna MMRV)

Sociedad y cultura

La mayoría de los planes de seguro médico de Estados Unidos cubren el coste de las vacunas, y el Programa de Vacunas para Niños puede ayudar a quienes no tienen cobertura.

Las leyes estatales exigen la vacunación de los niños en edad escolar, pero ofrecen exenciones por razones médicas y, a veces, por motivos religiosos o filosóficos.

Los cincuenta estados exigen dos dosis de la vacuna triple vírica a la edad apropiada.