Oxford–AstraZeneca

Oxford–AstraZeneca
La vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca, cuyo nombre en clave es AZD1222, y que se vende bajo las marcas Covishield y Vaxzevria, entre otras, es una vacuna de vector viral para la prevención de la COVID-19.

Desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, se administra por inyección intramuscular, utilizando como vector el adenovirus de chimpancé modificado ChAdOx1.

Los estudios realizados en 2020 mostraron que la eficacia de la vacuna es del 76,0% en la prevención de la COVID-19 sintomática a partir de los 22 días siguientes a la primera dosis y del 81,3% tras la segunda dosis. Otro análisis mostró que, para la infección sintomática por COVID-19 después de la segunda dosis, la vacuna es un 66% eficaz contra la variante Alfa (linaje B.1.1.7), y un 60% contra la variante Delta (linaje B.1.617.2).La vacuna tiene un buen perfil de seguridad, con efectos secundarios que incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza y náuseas, todos los cuales generalmente se resuelven en pocos días. Más raramente, puede producirse anafilaxia (la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido (MHRA) tiene 268 informes de unos 21,2 millones de vacunas hasta el 14 de abril de 2021). En casos muy raros (alrededor de 1 de cada 100.000 personas) la vacuna se ha asociado con un mayor riesgo de coágulos de sangre en combinación con niveles bajos de plaquetas en la sangre.

Según la Agencia Europea del Medicamento, hasta el 4 de abril de 2021 se han notificado 222 casos de coágulos sanguíneos en el Espacio Económico Europeo y en el Reino Unido, donde unos 34 millones de personas han recibido la vacuna.El 30 de diciembre de 2020, la vacuna fue aprobada por primera vez para su uso en el programa de vacunación del Reino Unido, y la primera vacunación fuera de un ensayo se administró el 4 de enero de 2021. Desde entonces, la vacuna ha sido aprobada por varias agencias de medicamentos de todo el mundo, como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y la Administración de Bienes Terapéuticos de Australia, y fue aprobada para una lista de uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Algunos países han limitado su uso a las personas de edad avanzada con mayor riesgo de padecer una enfermedad grave por COVID-19 debido a la preocupación por los efectos secundarios muy poco frecuentes de la vacuna en personas más jóvenes.

Usos médicos

La vacuna Oxford-AstraZeneca COVID-19 se utiliza para proporcionar protección contra la infección por el virus del SARS-CoV-2 con el fin de prevenir la COVID-19 en adultos de 18 años o más. El medicamento se administra mediante dos dosis de 0,5 ml administradas por inyección intramuscular en el músculo deltoides (parte superior del brazo).

El tratamiento inicial consiste en dos dosis con un intervalo de 4 a 12 semanas entre ellas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un intervalo de 8 a 12 semanas entre las dosis para lograr una eficacia óptima.

No hay pruebas de que sea necesaria una tercera dosis de refuerzo.

Eficacia

Los datos preliminares de un estudio realizado en el mundo real en Botucatu (Brasil), donde predomina la variante Gamma, encontraron una reducción del 71% de los casos sintomáticos después de que el 81% de la población recibiera la primera dosis.

Contraindicaciones

La vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca no debe administrarse a personas que hayan padecido el síndrome de fuga capilar.

Efectos adversos

Los efectos secundarios más frecuentes en los ensayos clínicos fueron generalmente leves o moderados y mejoraron a los pocos días de la vacunación.Los vómitos, la diarrea, la hinchazón, el enrojecimiento en el lugar de la inyección y los niveles bajos de plaquetas en sangre se produjeron en menos de 1 de cada 10 personas.

En menos de 1 de cada 100 personas se produjo un aumento de los ganglios linfáticos, disminución del apetito, mareos, somnolencia, sudoración, dolor abdominal, picor y erupción cutánea.

La MHRA del Reino Unido informó el 14 de abril de 2021 de una incidencia global de casos de eventos tromboembólicos con niveles bajos de plaquetas concurrentes de 7,9 por millón de dosis (menos de 1 de cada 100.000 personas).Al igual que con otras vacunas, la anafilaxia y otras reacciones alérgicas son un efecto secundario conocido de ADZ1222 que debe administrarse bajo estrecha supervisión.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha evaluado 41 casos de anafilaxia en unos 5 millones de vacunaciones en el Reino Unido.El síndrome de fuga capilar es un posible efecto secundario de la vacuna.

Farmacología

La vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca es un vector de adenovirus de simios de replicación deficiente, que contiene la secuencia codificadora de longitud completa optimizada en codones de la proteína de espiga del SARS-CoV-2 junto con una secuencia líder del activador tisular del plasminógeno (tPA).El adenovirus se denomina de replicación deficiente porque algunos de sus genes esenciales fueron eliminados y sustituidos por un gen que codifica la proteína de espiga.

Tras la vacunación, el vector del adenovirus entra en las células y libera sus genes, que son transportados al núcleo celular; a partir de ahí, la maquinaria de la célula realiza la transcripción en ARNm y la traducción en proteínasLos resultados del ensayo de fase II/III de COV002 demostraron que la inmunidad dura al menos un año tras una única dosis.

Resultados del ensayo de fase III

El 23 de noviembre de 2020, la Universidad de Oxford y AstraZeneca publicaron los primeros datos provisionales de los ensayos de fase III de la vacuna que están en curso. Los datos provisionales informaron de una eficacia del 70%, basada en los resultados combinados del 62% y el 90% de diferentes grupos de participantes a los que se les administraron diferentes dosis. La decisión de combinar los resultados de dos dosis diferentes fue recibida con críticas por parte de algunos que cuestionaron por qué se combinaban los resultados.

AstraZeneca respondió a las críticas aceptando llevar a cabo un nuevo ensayo en varios países utilizando la dosis más baja, que había dado lugar a la afirmación del 90%.La publicación completa de los resultados provisionales de cuatro ensayos de fase III en curso el 8 de diciembre permitió a los reguladores y científicos comenzar a evaluar la eficacia de la vacuna.

El informe de diciembre mostró que a los 21 días de la segunda dosis y más allá, no hubo hospitalizaciones ni enfermedades graves en quienes recibieron la vacuna, en comparación con 10 casos en los grupos de control.

La tasa de acontecimientos adversos graves estaba equilibrada entre los grupos activo y de control, lo que sugería que la vacuna activa no planteaba problemas de seguridad más allá de la tasa experimentada en la población general.

Se notificó un caso de mielitis transversal 14 días después de la administración de la segunda dosis como posiblemente relacionado con la vacunación, y un comité neurológico independiente consideró que el diagnóstico más probable era el de una desmielinización idiopática de la médula espinal en un segmento corto. Los otros dos casos de mielitis transversal, uno en el grupo de la vacuna y el otro en el grupo de control, se consideraron no relacionados con la vacunación.Un análisis posterior, publicado el 19 de febrero de 2021, mostró una eficacia del 76,0% en la prevención de la COVID-19 sintomática a partir de los 22 días siguientes a la primera dosis, que aumenta al 81,3% cuando la segunda dosis se administra 12 semanas o más después de la primera.

Sin embargo, los resultados no mostraron ninguna protección contra la COVID-19 asintomática después de una sola dosis. A partir de los 14 días siguientes a la administración puntual de una segunda dosis, con una duración diferente de la primera dosis según los ensayos, los resultados mostraron una eficacia del 66,7% en la prevención de la infección sintomática, y el brazo del Reino Unido (que evaluó las infecciones asintomáticas en los participantes) no fue concluyente en cuanto a la prevención de la infección asintomática.

La eficacia fue mayor a mayores intervalos entre las dosis, alcanzando un máximo de alrededor del 80% cuando la segunda dosis se administró a las 12 semanas o más después de la primera.

Los resultados preliminares de otro estudio con 120 participantes menores de 55 años mostraron que retrasar la segunda dosis hasta 45 semanas aumenta la respuesta inmunitaria resultante y que una dosis de refuerzo (tercera) administrada al menos seis meses después produce una fuerte respuesta inmunitaria.

El 22 de marzo de 2021, AstraZeneca dio a conocer los resultados provisionales del ensayo de fase III realizado en Estados Unidos, que mostraron una eficacia del 79% en la prevención de la COVID-19 sintomática y del 100% en la prevención de la enfermedad grave y la hospitalización.

Al día siguiente, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) publicó un comunicado en el que se rebatió que esos resultados podían haberse basado en "información obsoleta" que podía haber proporcionado una visión incompleta de los datos de eficacia.

Más tarde, AstraZeneca revisó su afirmación sobre la eficacia y la situó en el 76% tras una nueva revisión de los datos.

Eficacia de la dosis única

Un estudio sobre la eficacia de una primera dosis de las vacunas COVID-19 de Pfizer-BioNTech u Oxford-AstraZeneca contra la hospitalización relacionada con la COVID-19 en Escocia se basó en un estudio nacional de cohortes prospectivo de 5,4 millones de personas.

Entre el 8 de diciembre de 2020 y el 15 de febrero de 2021, 1.137.775 participantes fueron vacunados en el estudio, 490.000 de los cuales recibieron la vacuna de Oxford-AstraZeneca.

La primera dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca se asoció con un efecto vacunal del 94% para la hospitalización relacionada con el COVID-19 a los 28-34 días después de la vacunación.

Los resultados combinados (todos los participantes vacunados, tanto de Pfizer-BioNTech como de Oxford-AstraZeneca) mostraron un efecto significativo de la vacuna para la prevención de la hospitalización relacionada con el COVID-19, que fue comparable cuando se restringió el análisis a las personas de edad ≥80 años (81%). La mayoría de los participantes mayores de 65 años recibieron la vacuna de Oxford-AstraZeneca.

Aerosol nasal

El 25 de marzo de 2021, la Universidad de Oxford anunció el inicio de un ensayo clínico de fase I para investigar la eficacia de un método de aerosol intranasal.

Aprobaciones

El primer país en emitir una aprobación temporal o de emergencia para la vacuna Oxford-AstraZeneca fue el Reino Unido. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) comenzó una revisión de los datos de eficacia y seguridad el 27 de noviembre de 2020, seguida de la aprobación para su uso el 30 de diciembre de 2020, convirtiéndose en la segunda vacuna aprobada para su uso en el programa nacional de vacunación.

La BBC informó de que la primera persona que recibió la vacuna fuera de los ensayos clínicos fue vacunada el 4 de enero de 2021.La Agencia Europea del Medicamento (EMA) comenzó la revisión de la vacuna el 12 de enero de 2021, y declaró en un comunicado de prensa que la agencia podría emitir una recomendación antes del 29 de enero, seguida de la decisión de la Comisión Europea sobre una autorización de comercialización condicional en unos días. El 29 de enero de 2021, la EMA recomendó conceder una autorización de comercialización condicional para AZD1222 para personas de 18 años o más, y la recomendación fue aceptada por la Comisión Europea el mismo día. Antes de la aprobación en toda la UE, el regulador húngaro aprobó unilateralmente la vacuna en lugar de esperar la aprobación de la EMA.El 30 de enero de 2021, el Ministerio de Salud de Vietnam aprobó el uso de la vacuna de AstraZeneca, convirtiéndose en la primera vacuna aprobada en Vietnam.

Desde entonces, la vacuna ha sido aprobada por varios países no pertenecientes a la UE, como Argentina, Bangladesh, Brasil, República Dominicana, El Salvador, India, Malasia, México, Nepal, Pakistán, Filipinas, Sri Lanka y Taiwán, para su uso de emergencia en sus respectivos países.Corea del Sur concedió la aprobación de la vacuna de AstraZeneca el 10 de febrero de 2021, convirtiéndose así en la primera vacuna aprobada para su uso en ese país. El organismo regulador recomendó que el régimen de dos inyecciones se utilice en todos los adultos, incluidos los ancianos, y señaló que es necesario tener en cuenta la administración de la vacuna a personas mayores de 65 años debido a los limitados datos de ese grupo demográfico en los ensayos clínicos.

Ese mismo día, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una guía provisional y recomendó la vacuna de AstraZeneca para todos los adultos, ya que su Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico también había considerado el uso cuando había variantes y concluyó que no había necesidad de no recomendarla.Más tarde, en febrero, el gobierno y las autoridades reguladoras de Australia (16 de febrero de 2021) y Canadá (26 de febrero de 2021) concedieron la aprobación para el uso temporal de la vacuna.

Suspensiones

Sudáfrica

El 7 de febrero de 2021 se suspendió el despliegue de la vacuna en Sudáfrica.

Investigadores de la Universidad de Witwatersrand publicaron datos provisionales, no revisados por pares, que sugerían que la vacuna de AstraZeneca proporcionaba una protección mínima contra la infección leve o moderada de la enfermedad entre los jóvenes.

La BBC informó el 8 de febrero de 2021 de que Katherine O'Brien, directora de inmunización de la OMS, consideraba que era "realmente plausible" que la vacuna de AstraZeneca pudiera tener un "impacto significativo" en la variante Beta (linaje B.1.351), especialmente en la prevención de enfermedades graves y de la muerte.

El mismo informe también indicaba que el subdirector médico de Inglaterra, Jonathan Van-Tam, dijo que el estudio de Witwatersrand no cambiaba su opinión de que la vacuna de AstraZeneca era "bastante probable" que tuviera un efecto sobre la enfermedad grave de la variante Beta. Posteriormente, el gobierno sudafricano canceló el uso de la vacuna de AstraZeneca.

Europa

El 3 de marzo de 2021, Austria suspendió el uso de un lote de vacunas después de que dos personas sufrieran coágulos de sangre tras la vacunación, una de las cuales murió.

En total, se han identificado cuatro casos de coágulos de sangre en el mismo lote de 1 millón de dosis. Aunque no se ha demostrado ninguna relación causal con la vacunación, otros países, como Dinamarca, Noruega, Islandia, Bulgaria, Irlanda, Italia, España, Alemania, Francia, Países Bajos y Eslovenia, también detuvieron la distribución de la vacuna en los días siguientes a la espera de que la EMA terminara una revisión de seguridad desencadenada por los casos.En abril de 2021, la EMA concluyó su revisión de seguridad y concluyó que los coágulos sanguíneos inusuales con plaquetas bajas debían figurar como efectos secundarios muy raros, al tiempo que reafirmaba los beneficios generales de la vacuna.

Tras este anuncio, los países de la UE han reanudado el uso de la vacuna, aunque algunos han limitado su uso a las personas mayores con mayor riesgo de padecer la enfermedad COVID-19.

El 11 de marzo de 2021, el gobierno noruego suspendió temporalmente el uso de la vacuna, a la espera de más información sobre los posibles efectos adversos.

Posteriormente, el 15 de abril, el Instituto Noruego de Salud Pública recomendó al gobierno suspender permanentemente la vacunación con AstraZeneca debido a los "raros pero graves incidentes con bajos recuentos de plaquetas, coágulos de sangre y hemorragias", ya que en el caso de Noruega, "el riesgo de morir después de la vacunación con la vacuna de AstraZeneca sería más alto que el riesgo de morir por la enfermedad, particularmente para las personas más jóvenes".

Al mismo tiempo, el gobierno noruego anunció su decisión de esperar a una decisión final y de crear un grupo de expertos para proporcionar una evaluación más amplia sobre la seguridad de las vacunas de AstraZeneca y Janssen.

El 10 de mayo, el comité de expertos también recomendó suspender el uso de ambas vacunas.

Finalmente, el 12 de mayo -dos meses después de la suspensión inicial- el Primer Ministro de Noruega anunció que el gobierno había decidido retirar por completo la vacuna de AstraZeneca del Programa Noruego de Inmunización contra el Coronavirus, y a las personas que se hayan puesto la primera se les ofrecerá otra vacuna contra el coronavirus para su segunda dosis. El 30 de marzo de 2021, el Ministerio de Sanidad alemán anunció que el uso de la vacuna en personas de 60 años o menos debería ser el resultado de una discusión específica con el receptor, y que los pacientes más jóvenes podrían seguir recibiendo la vacuna de AstraZeneca, pero sólo "a discreción de los médicos, y tras un análisis de riesgo individual y una explicación exhaustiva".El 14 de abril, la Autoridad Sanitaria danesa suspendió indefinidamente el uso de la vacuna.

La Autoridad Sanitaria danesa dijo que tenía otras vacunas disponibles, y que el hecho de que los próximos grupos de destino fueran una población de menor riesgo tenía que ser "[sopesado] frente al hecho de que ahora tenemos un riesgo conocido de efectos adversos graves por la vacunación con AstraZeneca, incluso si el riesgo en términos absolutos es leve".

Canadá

El 29 de marzo de 2021, el Comité Consultivo Nacional de Inmunización (CCNI) de Canadá recomendó que se suspendiera la distribución de la vacuna a los pacientes menores de 55 años; la presidenta del CCNI, Caroline Quach-Thanh, declaró que el riesgo de coágulos sanguíneos era mayor en los pacientes más jóvenes, y que el CCNI debía "evolucionar" sus recomendaciones a medida que se dispusiera de nuevos datos. Posteriormente, la mayoría de las provincias canadienses anunciaron que seguirían esta orientación.

Hasta el 20 de abril de 2021 se habían confirmado tres casos de coagulación de la sangre relacionados con la vacuna en Canadá, de las más de 700.000 dosis administradas en el país.A partir del 18 de abril, en medio de una importante tercera oleada del virus, varias provincias canadienses anunciaron que darían marcha atrás en la recomendación del INAI y ampliarían la elegibilidad de la vacuna de AstraZeneca a residentes de hasta 40 años de edad, incluyendo Alberta, Columbia Británica, Ontario y Saskatchewan.

Quebec también amplió la elegibilidad a los residentes mayores de 45 años. La orientación del INAI es una recomendación que no afecta a la aprobación formal de la vacuna por parte de Health Canada para todos los adultos mayores de 18 años; el 14 de abril declaró que había actualizado sus advertencias sobre la vacuna como parte de una revisión en curso, pero que "el riesgo potencial de estos eventos es muy raro, y los beneficios de la vacuna en la protección contra el COVID-19 superan sus riesgos potenciales.

" El 23 de abril, citando el estado actual de los suministros de vacunas basadas en ARNm y los nuevos datos, el INAI emitió una recomendación de que la vacuna puede ofrecerse a pacientes de hasta 30 años si los beneficios superan los riesgos y el paciente "no desea esperar a una vacuna de ARNm".A partir del 11 de mayo, múltiples provincias anunciaron que suspenderían el uso de la vacuna de AstraZeneca una vez más, citando problemas de suministro o el riesgo de coagulación de la sangre.

Algunas provincias declararon que planeaban utilizar la vacuna de AstraZeneca sólo para las segundas dosis, y el INAI también está investigando la eficacia de un régimen de dosis mixtas con una segunda vacuna.

Indonesia

A mediados de marzo, Indonesia detuvo el despliegue de la vacuna a la espera de más orientaciones de seguridad por parte de la Organización Mundial de la Salud, y luego reanudó su uso el 19 de marzo.

Australia

El 17 de junio de 2021, Australia revisó sus recomendaciones para el despliegue de la vacuna a personas menores de 60 años, recomendando que se utilice la vacuna Comirnaty de Pfizer en su lugar cuando las personas menores de 60 años no hayan recibido ya una primera dosis de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca.

La vacuna AstraZeneca COVID-19 puede seguir utilizándose en adultos menores de 60 años cuando sea probable que los beneficios superen los riesgos para esa persona y ésta haya tomado una decisión informada basada en la comprensión de los riesgos y beneficios en consulta con un profesional médico.

Malasia

Tras aprobar inicialmente el uso de la vacuna de AstraZeneca, las autoridades sanitarias malasias retiraron la vacuna del programa de vacunación general del país debido a la preocupación del público por su seguridad.

Las vacunas de AstraZeneca se distribuirán en centros de vacunación designados, y el público puede inscribirse para recibir la vacuna de forma voluntaria.

Las 268.800 dosis del lote inicial de la vacuna se reservaron por completo en tres horas y media después de que se abriera el registro para los residentes del estado de Selangor y el territorio federal de Kuala Lumpur.

Un segundo lote de 1.261.000 dosis se ofreció a los residentes de los estados de Selangor, Penang, Johore, Sarawak y el Territorio Federal de Kuala Lumpur.

Un total de 29.183 dosis se reservaron para los inscritos en la lista de espera, y 275.208 dosis fueron tomadas por personas mayores durante un periodo de gracia de 3 días. Las 956.609 dosis restantes se ofrecieron a los mayores de 18 años, y se reservaron por completo en una hora.

Revisión de la seguridad

El 11 de marzo de 2021, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) declaró que no hay indicios de que la vacunación haya sido la causa de los problemas de coagulación observados, que no figuraban como efectos secundarios de la vacuna.

En ese momento, según la EMA, el número de eventos tromboembólicos en personas vacunadas no era superior al observado en la población general.

Hasta el 11 de marzo de 2021, se habían notificado 30 casos de eventos tromboembólicos entre los casi 5 millones de personas vacunadas en el Espacio Económico Europeo.

La MHRA del Reino Unido también declaró que después de más de 11 millones de dosis administradas, no se había confirmado que los coágulos de sangre reportados fueran causados por la vacuna y que las vacunaciones no se detendrían.

El 12 de marzo de 2021, la OMS declaró que no se había demostrado una relación causal y que las vacunaciones debían continuar.

AstraZeneca confirmó el 14 de marzo de 2021 que, tras examinar a más de 17 millones de personas que habían sido vacunadas con la vacuna, no se habían encontrado pruebas de un mayor riesgo de coágulos de sangre en ningún país en particular.

La empresa informó de que hasta el 8 de marzo de 2021, en toda la UE y el Reino Unido, se habían registrado 15 casos de trombosis venosa profunda y 22 casos de embolia pulmonar entre las personas vacunadas, lo que es mucho más bajo de lo que se esperaría que ocurriera de forma natural en una población general de ese tamaño.El 15 de marzo de 2021, el Instituto Paul-Ehrlich (PEI) alemán informó de que, de 1,6 millones de vacunaciones, se habían producido siete casos de trombosis venosa cerebral en relación con una deficiencia de plaquetas en la sangre.

Según el PEI, el número de casos de trombosis venosa cerebral después de la vacunación fue estadísticamente significativo respecto al número que se produciría en la población general durante un periodo de tiempo similar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una declaración el 17 de marzo, en relación con las señales de seguridad de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca, y sigue considerando que los beneficios de la vacuna superan sus posibles riesgos, recomendando además que se continúe con la vacunación.

El 18 de marzo, la EMA anunció que de los cerca de 20 millones de personas que habían recibido la vacuna, las tasas generales de coagulación sanguínea eran normales, pero que había identificado siete casos de coagulación intravascular diseminada, y dieciocho casos de trombosis del seno venoso cerebral.

No se demostró una relación causal con la vacuna, pero la EMA dijo que llevaría a cabo más análisis y recomendó informar a las personas elegibles para la vacuna del hecho de que la posibilidad de que pueda causar problemas raros de coagulación no había sido refutada.

La EMA confirmó que los beneficios de la vacuna superaban los riesgos.

El 25 de marzo, la EMA publicó información actualizada sobre el producto.

Según la EMA, cada mes se producen 100.000 casos de coágulos de sangre de forma natural en la UE, y el riesgo de coágulos de sangre no era estadísticamente mayor en la población vacunada.

La EMA señaló que la propia COVID-19 provoca un mayor riesgo de desarrollo de coágulos sanguíneos, por lo que la vacuna reduciría el riesgo de formación de coágulos sanguíneos incluso si se confirmara la relación causal de los 15 casos. Italia reanudó las vacunaciones tras la declaración de la EMA, y la mayoría de los demás países europeos siguieron su ejemplo y reanudaron sus inoculaciones de AstraZeneca poco después.

Para tranquilizar a la opinión pública sobre la seguridad de la vacuna, los primeros ministros británico y francés, Boris Johnson y Jean Castex, se vacunaron en directo ante los medios de comunicación con ella poco después de reanudar las campañas de vacunación de AstraZeneca en la UE.El 13 de abril de 2021, la EMA emitió su comunicación directa a los profesionales sanitarios (DHPC) sobre la vacunaLa DHPC indicó que era plausible una relación causal entre la vacuna y los coágulos sanguíneos (trombosis) en combinación con un nivel bajo de plaquetas (trombocitopenia) y lo identificó como un efecto secundario muy raro de la vacuna.

Según la EMA, estos efectos adversos muy raros se producen en alrededor de 1 de cada 100.000 personas vacunadas.

Más información

Eficacia contra las variantes

Un estudio publicado en abril de 2021 por investigadores del Consorcio de Genómica COVID-19 del Reino Unido, el Proyecto AMPHEUS y el Grupo de Ensayo de la Vacuna COVID-19 de Oxford indicó que la vacuna Oxford-AstraZeneca mostró una eficacia algo reducida contra la infección por la variante Alfa (linaje B.1.1.7), con una eficacia del 70,4% en términos absolutos contra la Alfa frente al 81,5% contra otras variantes.

A pesar de ello, los investigadores concluyeron que la vacuna seguía siendo eficaz para prevenir la infección sintomática por esta variante y que los individuos infectados sintomáticamente solían tener una menor duración de los síntomas y una menor carga viral, lo que reducía el riesgo de transmisión.

Tras la identificación de las variantes notables de interés, surgió la preocupación de que la mutación E484K, presente en las variantes Beta y Gamma (linajes B.1.351 y P.1), pudiera evadir la protección dada por la vacuna.

En febrero de 2021, la colaboración estaba trabajando para adaptar la vacuna a estas variantes, con la expectativa de que una vacuna modificada estuviera disponible "en unos meses" como "refuerzo" administrado a las personas que ya habían completado la serie de dos dosis de la vacuna original.

Vacunación heteróloga de primer refuerzo

En diciembre de 2020, se registró un ensayo clínico para examinar un curso de vacunación heteróloga de primer refuerzo que consistía en una dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca seguida de la primera dosis de la vacuna Sputnik V COVID-19 basada en el vector Ad26 29 días después.

Tras las suspensiones debidas a raros casos de coágulos sanguíneos en marzo de 2021, Canadá y varios países europeos recomendaron recibir una vacuna diferente para la segunda dosis. A pesar de la falta de datos clínicos sobre la eficacia y la seguridad de estas combinaciones heterólogas, algunos expertos creen que hacerlo puede potenciar la inmunidad, y varios estudios han comenzado a examinar este efecto.En junio de 2021, los resultados preliminares de un estudio con 463 participantes mostraron que un curso de vacunación heteróloga de refuerzo primario que consistía en una dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca seguida de una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech producía la mayor actividad de células T y un nivel de anticuerpos casi tan alto como dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech.

La inversión del orden dio lugar a una actividad de las células T con la mitad de potencia y una séptima parte de los niveles de anticuerpos, estos últimos aún cinco veces superiores a los de dos dosis de Oxford-AstraZeneca.

La menor actividad de células T se observó en los cursos homólogos, cuando ambas dosis eran de la misma vacuna.

Sociedad y cultura

Se consideró que la colaboración entre la Universidad de Oxford y AstraZeneca tenía el potencial de ser una vacuna de bajo coste y sin requisitos onerosos de almacenamiento.

Una serie de acontecimientos por parte de AstraZeneca, como la falta de comunicación, las dificultades de suministro, los informes de efectos adversos, las suspensiones de la distribución nacional y la política, incluida la disputa de alto nivel entre la Comisión Europea y AstraZeneca sobre la vacuna COVID-19, han sido un desastre de relaciones públicas y, en opinión de un académico, han provocado un aumento de las dudas sobre la vacuna.

La vacuna sigue siendo un componente clave del programa COVAX (Vacunas COVID-19 de Acceso Global) respaldado por la OMS, y la OMS, la EMA y la MHRA siguen afirmando que los beneficios de la vacuna superan cualquier posible efecto secundario.

Economía

Los acuerdos para el acceso a las vacunas comenzaron a firmarse en mayo de 2020, teniendo el Reino Unido prioridad para los primeros 100 millones de dosis si los ensayos resultaban exitosos, y el acuerdo final se firmó a finales de agosto.El 21 de mayo de 2020, AstraZeneca acordó proporcionar 300 millones de dosis a los Estados Unidos por 1.200 millones de dólares, lo que implica un coste de 4 dólares por dosis. Un portavoz de AstraZeneca dijo que la financiación también cubre el desarrollo y las pruebas clínicas.

También ha llegado a un acuerdo de transferencia de tecnología con los gobiernos de México y Argentina y ha acordado producir al menos 400 millones de dosis que se distribuirán en toda América Latina.

Los principios activos se producirían en Argentina y se enviarían a México para completar su distribución.

En junio de 2020, Emergent BioSolutions firmó un acuerdo de 87 millones de dólares para fabricar dosis de la vacuna de AstraZeneca específicamente para el mercado estadounidense.

El acuerdo formaba parte de la iniciativa Operation Warp Speed de la administración Trump para desarrollar y ampliar rápidamente la producción de vacunas específicas antes de finales de 2020. Catalent se encargaría del proceso de acabado y envasado.El 4 de junio de 2020, el centro COVAX (COVID-19 Vaccines Global Access) de la OMS realizó una compra inicial de 300 millones de dosis a la empresa para los países de ingresos bajos y medios.

Asimismo, AstraZeneca y el Instituto Serum de la India llegaron a un acuerdo de licencia para suministrar de forma independiente 1.000 millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford a países de ingresos medios y bajos, incluida la India. Más tarde, en septiembre, financiado por una subvención de la Fundación Bill y Melinda Gates, el programa COVAX aseguró 100 millones de dosis adicionales a 3 dólares por dosis.El 27 de agosto de 2020, AstraZeneca concluyó un acuerdo con la UE, para suministrar hasta 400 millones de dosis a todos los estados miembros de la UE y a algunos del Espacio Económico Europeo (EEE). La Comisión Europea se hizo cargo de las negociaciones iniciadas por la Alianza de Vacunas Inclusivas, un grupo formado por Francia, Alemania, Italia y los Países Bajos, en junio de 2020.El 5 de noviembre de 2020, se firmó un acuerdo tripartito entre el gobierno de Bangladesh, el Instituto del Suero de la India y Beximco Pharma de Bangladesh.

En virtud del acuerdo, Bangladesh encargó a Serum 30 millones de dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca a través de Beximco a 4 dólares por inyección.

Por otra parte, el gobierno indio ha regalado a Bangladesh 3,2 millones de dosis que también fueron producidas por Serum. Pero Serum sólo suministró 7 millones de dosis del acuerdo tripartito en los dos primeros meses del año. Bangladesh debía recibir 5 millones de dosis al mes, pero no recibió envíos en marzo y abril. Como resultado, el despliegue de la vacuna se ha visto interrumpido por la escasez de suministros.