Gardasil

Gardasil
Gardasil, técnicamente conocida como vacuna recombinante contra el virus del papiloma humano [tipos 6, 11, 16, 18], es una vacuna para la prevención de ciertas cepas del virus del papiloma humano (VPH), desarrollada por Merck & Co. La infección genital por el virus del papiloma humano de alto riesgo (VPH-AR) es la infección de transmisión sexual más frecuente entre las mujeres.

Las cepas del VPH contra las que protege Gardasil son de transmisión sexual, concretamente los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH. Los tipos de VPH 16 y 18 causan aproximadamente el 70% de los cánceres de cuello uterino y son responsables de la mayoría de los casos de cáncer anal, vulvar, vaginal y de pene inducidos por el VPH. Los tipos 6 y 11 del VPH causan aproximadamente el 90% de los casos de verrugas genitales.

El tipo 16 del VPH es responsable de casi el 90% de los cánceres orofaríngeos positivos al VPH, y su prevalencia es mayor en los hombres que en las mujeres.

Aunque Gardasil no trata la infección existente, se sigue recomendando la vacunación a las personas seropositivas al VPH, ya que puede proteger contra una o más cepas diferentes de la enfermedad.La vacuna se aprobó para uso médico en Estados Unidos en 2006, inicialmente para su uso en mujeres de 9 a 26 años. En 2007, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) recomendó el gardasil para la vacunación rutinaria de niñas de 11 y 12 años. A partir de agosto de 2009, se recomendó la vacunación tanto para hombres como para mujeres antes de la adolescencia y del inicio de la actividad sexual potencial.

En 2011, la vacuna había sido aprobada en otros 120 países.En 2014, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó una versión de nueve valencias, Gardasil 9, para proteger contra la infección de las cepas cubiertas por la primera generación de Gardasil, así como de otras cinco cepas de VPH responsables del 20% de los cánceres de cuello uterino (tipos 31, 33, 45, 52 y 58). En 2018, la FDA aprobó el uso ampliado de Gardasil 9 para personas de 27 a 45 años.

Usos médicos

En Estados Unidos, Gardasil está indicado para:niñas y mujeres de 9 a 45 años de edad para la prevención de las siguientes enfermedades:Cánceres de cuello de útero, vulva, vagina, ano, orofaringe y otros cánceres de cabeza y cuello causados por los tipos 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58 del virus del papiloma humano.

Verrugas genitales (condiloma acuminado) causadas por los tipos 6 y 11 del VPH. Niñas y mujeres de 9 a 45 años de edad por las siguientes lesiones precancerosas o displásicas causadas por los tipos de VPH 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58:Neoplasia intraepitelial cervical (NIC) grado 2/3 y adenocarcinoma cervical in situ (AIS). Neoplasia intraepitelial cervical (NIC) grado 1.Neoplasia intraepitelial vulvar (NIV) grado 2 y grado 3.Neoplasia intraepitelial vaginal (NIV) grado 2 y grado 3.Neoplasia intraepitelial anal (NIA) grados 1, 2 y 3. Niños y hombres de 9 a 45 años de edad para la prevención de las siguientes enfermedades:Cánceres anales, orofaríngeos y de cabeza y cuello causados por los tipos 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58 del VPH.Verrugas genitales (condiloma acuminado) causadas por los tipos 6 y 11 del VPH. Niños y hombres de 9 a 45 años de edad para las siguientes lesiones precancerosas o displásicas causadas por los tipos de VPH 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58:Neoplasia intraepitelial anal (NIA) grados 1, 2 y 3. En la Unión Europea, Gardasil está indicado para la inmunización activa de personas a partir de los nueve años de edad contra las siguientes enfermedades causadas por el VPH: Lesiones premalignas y cánceres que afectan al cuello uterino, la vulva, la vagina y el ano causados por los tipos de VPH de la vacunaVerrugas genitales (condiloma acuminado) causadas por tipos específicos de VPH.Gardasil es una vacuna para prevenir el VPH que, para obtener el máximo efecto, se recomienda administrar a las personas antes de que sean sexualmente activas.

Además, las pruebas apoyan la conclusión de que las mujeres que ya estaban infectadas con uno o más de los cuatro tipos de VPH a los que se dirige la vacuna (los tipos 6, 11, 16 o 18) estaban protegidas de la enfermedad clínica causada por los restantes tipos de VPH de la vacuna.

Los tipos de VPH 16 y 18 causan aproximadamente el 70% de los cánceres de cuello uterino y son responsables de la mayoría de los cánceres anales inducidos por el VPH. Gardasil también protege contra los cánceres vulvares y vaginales causados por los tipos de VPH 16 y 18, así como contra la mayoría de los cánceres de pene causados por estos dos tipos de VPH. Dado que Gardasil no previene la infección por todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer de cuello uterino, la vacuna no se considera un sustituto de las pruebas rutinarias de Papanicolaou.Además, la protección contra los tipos de VPH 6 y 11 puede eliminar hasta el 90% de los casos de verrugas genitales.

Las verrugas plantares comunes -por ejemplo, las causadas por los tipos 1, 2 y 4 del VPH- no se previenen con esta vacuna.En 2010, Gardasil fue aprobado por la FDA para la prevención del cáncer anal y las lesiones precancerosas asociadas debidas a los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH en personas de 9 a 26 años.Las infecciones por el VPH, especialmente el VPH 16, contribuyen a algunos cánceres de cabeza y cuello (se estima que el VPH está presente en un 26-35% de los carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello).

En principio, las vacunas contra el VPH pueden ayudar a reducir la incidencia de estos cánceres causados por el VPH, pero esto no se ha demostrado.

En junio de 2020, la FDA aprobó el uso de Gardasil para la prevención de los cánceres de cabeza y cuello.La FDA aprobó Gardasil 9 para mujeres y hombres de entre 27 y 45 años basándose en que la vacuna tiene una eficacia del 88% contra las infecciones persistentes por VPH que causan ciertos tipos de verrugas genitales y cánceres en las mujeres.

Se dedujo la eficacia de la vacuna en los varones de este grupo de edad.

Eficacia

Un estudio longitudinal de 2020 en el que se realizó un seguimiento de más de 1.600 niñas y mujeres suecas durante un periodo de once años encontró la mitad de casos de cáncer de cuello de útero en todas las mujeres que se habían vacunado, y entre las mujeres que se habían vacunado antes de los 17 años una reducción del 78% del cáncer de cuello de útero, "un riesgo sustancialmente reducido de cáncer de cuello de útero invasivo a nivel de la población".

" Una vacuna alternativa conocida como Cervarix protege contra dos cepas oncogénicas del VPH, la 16 y la 18.El Instituto Nacional del Cáncer afirma que "hasta la fecha, se ha comprobado que la protección contra los tipos de VPH seleccionados dura al menos 10 años con Gardasil (10), al menos 9 años con Cervarix (11) y al menos 6 años con Gardasil 9 (12). Los estudios a largo plazo sobre la eficacia de la vacuna que aún están en curso ayudarán a los científicos a comprender mejor la duración total de la protección".

Gardasil ha demostrado ser parcialmente eficaz (aproximadamente un 38%) en la prevención del cáncer de cuello uterino causado por otros diez tipos de VPH de alto riesgo.Los niveles de anticuerpos en el mes 3 (un mes después de la dosis número dos) son sustancialmente más altos que en el mes 24 (18 meses después de la dosis número tres), lo que sugiere que la protección se alcanza en el mes 3 y quizás antes. En 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que los países ofrecieran la vacuna en un esquema de dos dosis a las niñas menores de 15 años, con un intervalo de al menos seis meses entre cada dosis

Efectos adversos

Hasta abril de 2014, se habían distribuido más de 170 millones de dosis de Gardasil en todo el mundo. La vacuna se probó en miles de mujeres (de 9 a 26 años).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) consideran que la vacuna es segura.

No contiene mercurio, tiomersal, virus vivos o muertos, sino partículas similares a los virus, que no pueden reproducirse en el cuerpo humano.La vacuna tiene sobre todo efectos secundarios menores, como dolor alrededor de la zona de la inyección.

Los desmayos son más frecuentes entre las adolescentes que reciben la vacuna Gardasil que en otros tipos de vacunas.

Las pacientes deben permanecer sentadas durante 15 minutos después de recibir la vacuna contra el VPH. Se ha informado de que la inyección es más dolorosa que otras vacunas comunes, y el fabricante Merck lo atribuye en parte a las partículas similares a los virus que contiene la vacuna.

Los efectos secundarios generales de la inyección pueden incluir dolor articular y muscular, fatiga, debilidad física y malestar general.La FDA y los CDC dijeron que con millones de vacunas "sólo por casualidad se producirán algunos efectos adversos graves y muertes" en el período de tiempo posterior a la vacunación, pero no tienen nada que ver con la vacuna.

Más de veinte mujeres que recibieron la vacuna Gardasil han muerto, pero estas muertes no se han relacionado causalmente con la inyección, ya que la correlación no implica causalidad.

En los casos en los que se ha dispuesto de información, la causa de la muerte se ha explicado por otros factores.

Asimismo, se ha notificado un pequeño número de casos de síndrome de Guillain-Barré (SGB) tras la vacunación con Gardasil, aunque no hay pruebas que relacionen el SGB con la vacuna.

Se desconoce por qué una persona desarrolla el SGB, o qué inicia la enfermedad.La FDA y los CDC supervisan los eventos para ver si hay patrones, o eventos más serios de lo que se esperaría sólo por la casualidad.

La mayoría (68%) de los datos de los efectos secundarios fueron comunicados por el fabricante, pero en cerca del 90% de los eventos comunicados por el fabricante, no se dio información de seguimiento que fuera útil para investigar el evento más a fondo. En febrero de 2009, el Ministerio de Sanidad español suspendió el uso de un lote de Gardasil después de que las autoridades sanitarias de la Comunidad Valenciana informaran de que dos niñas habían enfermado tras recibir la inyección.

Merck ha declarado que no había pruebas de que Gardasil fuera responsable de las dos enfermedades.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Ingredientes

Los siguientes son los ingredientes que se encuentran en las diferentes formulaciones de las vacunas contra el VPH: Epítopo de la proteína mayor de la cápside L1 de los tipos de VPH 6, 11, 16 y 18 (Gardasil)Epítopo de la proteína mayor de la cápside L1 de los tipos de VPH 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52, y 58 (Gardasil-9)Epítopo de la proteína principal de la cápside L1 de los tipos 16 y 18 del VPH (Cervarix)Sulfato de hidroxifosfato de aluminio amorfo (adyuvante)Cloruro de sodioproteína de levaduraL-histidinapolisorbato 80boratos de sodiodihidrato de sodio (sólo Cervarix)3- O-Desacil-4′-lípido monofosforil (MPL) A (sólo Cervarix)Hidróxido de aluminio (sólo Cervarix)Células de insectos Trichoplusia ni (sólo Cervarix)

Biotecnología

La proteína de la cápside principal del VPH, L1, puede autoensamblarse espontáneamente en partículas similares al virus (VLP) que se asemejan a los auténticos viriones del VPH. Gardasil contiene VLPs recombinantes ensambladas a partir de las proteínas L1 de los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH. Dado que las VLP carecen de ADN viral, no pueden inducir el cáncer.

Sin embargo, desencadenan una respuesta de anticuerpos que protege a los receptores de la vacuna de la infección por los tipos de VPH representados en la vacuna.

Las proteínas L1 se producen mediante fermentaciones separadas en Saccharomyces cerevisiae recombinante y se autoensamblan en VLPs. Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Salud pública

El Instituto Nacional del Cáncer escribe: La vacunación generalizada contra el VPH tiene el potencial de reducir la incidencia del cáncer de cuello de útero en todo el mundo hasta en un 90%. Además, las vacunas pueden reducir la necesidad de cribado y la atención médica posterior, las biopsias y los procedimientos invasivos asociados con el seguimiento de un cribado cervical anormal, ayudando así a reducir los costes de la atención sanitaria y la ansiedad relacionada con los procedimientos de seguimiento.

Impacto a largo plazo y rentabilidad

Ya sea que los efectos sean temporales o de por vida, la vacunación generalizada podría tener un impacto sustancial en la salud pública.

A partir de 2018, los estudios han demostrado que las tasas de cáncer de cuello uterino han disminuido significativamente desde la introducción de Gardasil.

Antes de la introducción de Gardasil en 2006, 270.000 mujeres murieron de cáncer de cuello de útero en todo el mundo en 2002. A partir de 2014, la tasa de mortalidad por cáncer de cuello de útero se ha reducido en un 50% desde 1975, lo que se debe a la vacunación con Gardasil y a la mayor atención prestada al cribado del cuello de útero.

El administrador en funciones de la FDA, Andrew von Eschenbach, dijo que la vacuna tendrá "un efecto espectacular" en la salud de las mujeres de todo el mundo. Gardasil es una herramienta importante para reducir las tasas de cáncer de cuello de útero incluso en países donde los programas de cribado son rutinarios.

El Instituto Nacional del Cáncer estimó que 9.700 mujeres desarrollarían cáncer de cuello de útero en 2006, y 3.700 morirían.Merck y CSL Limited prevén comercializar Gardasil como una vacuna contra el cáncer, en lugar de una vacuna contra las ETS. En los primeros años de la introducción de Gardasil no estaba claro cómo se extendería el uso de la serie de tres inyecciones, en parte debido a su precio de lista de 525 dólares (175 dólares cada una de las tres inyecciones).

Pero a partir de 2013, la cobertura de la vacuna ha ido aumentando.

En 2013, alrededor del 55% de las niñas de 13 a 17 años tenían cubierta al menos una dosis de la vacuna, frente al 29% en 2007. La cobertura para las mujeres de 18 a 34 años también ha aumentado significativamente desde 2007.Los estudios que utilizan diferentes modelos farmacoeconómicos predicen que la vacunación de las mujeres jóvenes con Gardasil en combinación con programas de cribado puede ser más rentable que el cribado solo. Estos resultados han sido importantes en la decisión de muchos países de iniciar programas de vacunación.

Por ejemplo, el gobierno canadiense aprobó 300 millones de dólares para comprar la vacuna contra el VPH en 2008 tras decidir, a partir de los estudios realizados, que la vacuna sería rentable, especialmente al inmunizar a las mujeres jóvenes.

Marc Steben, un investigador de la vacuna, escribió que la carga financiera de los cánceres relacionados con el VPH en el pueblo canadiense ya era de 300 millones de dólares al año en 2005, por lo que la vacuna podría reducir esta carga y ser rentable.Dado que los cánceres de pene y de ano son mucho menos comunes que el cáncer de cuello uterino, la vacunación contra el VPH de los hombres jóvenes es probable que sea mucho menos rentable que para las mujeres jóvenes, sin embargo, se recomienda debido al riesgo existente (incluyendo el cáncer oral). El número de agosto de 2009 de la revista Journal of the American Medical Association publicó un artículo en el que se reiteraba la seguridad de Gardasil y otro en el que se cuestionaba la forma en que se presentaba a los médicos y a los padres.La nueva vacuna contra 4 tipos de virus del papiloma humano (VPH), Gardasil, al igual que otras inmunizaciones, parece ser una intervención rentable con el potencial de mejorar tanto la salud de los adolescentes como la calidad de su vida adulta.

Sin embargo, los mensajes y los métodos con los que se ha comercializado la vacuna plantean importantes retos para la práctica y la profesionalidad médica.

Al hacer que la enfermedad objetivo de la vacuna fuera el cáncer de cuello uterino, se minimizó la transmisión sexual del VPH, se maximizó la amenaza del cáncer de cuello uterino para las adolescentes y prácticamente se ignoró a las subpoblaciones de mayor riesgo.

El fabricante de la vacuna también proporcionó subvenciones educativas a las asociaciones médicas profesionales (PMA) relacionadas con la salud y la oncología de los adolescentes y las mujeres.

La financiación alentó a muchas PMA a crear programas educativos y oficinas de oradores de productos específicos para promover el uso de la vacuna.

Sin embargo, gran parte del material no abordaba toda la complejidad de las cuestiones relacionadas con la vacuna y no ofrecía recomendaciones equilibradas sobre los riesgos y los beneficios.

Por muy importante y apropiado que sea que las AMPA aboguen por la vacunación como un bien público, sus recomendaciones deben ser coherentes con un uso apropiado y rentable.Según los CDC, en 2012, el uso de la vacuna contra el VPH había reducido las tasas de infección por VPH-6, -11, -16 y -18 a la mitad en las adolescentes estadounidenses (del 11,5% al 4,3%) y en un tercio en las mujeres estadounidenses de veintitantos años (del 18,5% al 12,1%).

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Historia

Los hallazgos de la investigación que fueron pioneros en el desarrollo de la vacuna comenzaron en 1991 por los investigadores Jian Zhou e Ian Frazer en la Universidad de Queensland, Australia.

Los investigadores de la UQ encontraron una forma de formar partículas similares a virus (VLP) no infecciosas, que además podían activar fuertemente el sistema inmunitario.

Posteriormente, la forma final de la vacuna fue desarrollada en paralelo, por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, la Universidad de Rochester, la Universidad de Queensland en Australia y el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. En diciembre de 2014, la FDA aprobó Gardasil-9, que protege contra nueve cepas del VPH.

Sociedad y cultura

Estados Unidos

Algunos grupos conservadores, como el Consejo de Investigación de la Familia (FRC), han expresado su temor de que la vacunación con Gardasil pueda dar a las niñas una falsa sensación de seguridad en lo que respecta a las relaciones sexuales y conducirlas a la promiscuidad, pero no existen pruebas que sugieran que las niñas vacunadas hayan tenido más actividad sexual que las no vacunadas.

Merck, el fabricante de la vacuna, ha presionado para que los gobiernos estatales hagan obligatoria la vacunación con Gardasil para asistir a la escuela, lo que ha molestado a algunos grupos conservadores y libertarios.El gobernador de Texas, Rick Perry, emitió una orden ejecutiva que añadía Gardasil a la lista de vacunas obligatorias del estado, que posteriormente fue revocada por la legislatura de Texas. Aunque Perry también permitió a los padres optar por no participar en el programa con mayor facilidad, la orden de Perry fue criticada, por sus compañeros candidatos presidenciales Rick Santorum y Michele Bachmann durante el debate presidencial del Partido Republicano de 2012, por ser una extralimitación del poder del Estado en una decisión que se deja propiamente en manos de los padres.

Japón

En junio de 2013, el gobierno japonés emitió un aviso de que "las vacunas contra el cáncer de cuello uterino ya no deben ser recomendadas para las niñas de 12 a 16 años" mientras se lleva a cabo una investigación sobre ciertos eventos adversos, incluyendo dolor y entumecimiento en 38 niñas.

Las vacunas que se venden en Japón son Cervarix, fabricada por GlaxoSmithKline del Reino Unido, y Gardasil, fabricada por Merck Sharp & Dohme. Se calcula que 3,28 millones de personas han recibido la vacuna; se han notificado 1.968 casos de posibles efectos secundarios.

En enero de 2014, el Comité de Revisión de Reacciones Adversas a las Vacunas concluyó que no había pruebas que sugirieran una asociación causal entre la vacuna contra el VPH y los eventos adversos reportados, pero no restableció las recomendaciones proactivas para su uso. Un estudio realizado en niñas de Sapporo mostró que, desde que el gobierno japonés suspendió la recomendación de la vacuna, las tasas de finalización del ciclo completo de vacunación han descendido al 0,6%.